Según Financial Times, Duhalde "no puede ofrecer ilusiones para siempre"

El diario inglés afirmó, sin embargo, que la posición del presidente argentino es "fuerte" y que la tarea que realiza el Gobierno es desmoralizante
(0)
28 de enero de 2002  • 17:49

En un análisis publicado en la edición on line del diario británico Financial Times criticó las promesas realizadas por el presidente Eduardo Duhalde al pueblo argentino.

Según afirma el periódico, la posición del actual presidente argentino es fuerte, pero “debe darse cuenta de que no puede ofrecer ilusiones para siempre”.

“La tarea que enfrenta el gobierno es indudablemente desalentadora, ya que debe elaborar una serie de políticas para compartir las pérdidas del default y la devaluación y asegurar la recuperación del país y presentarselas a un público desilusionado y a un mundo escéptico.

Desafortunadamente, la agitada política de Duhalde en las últimas semanas ha hecho que este desafío sea más difícil que al principio”, señala el artículo.

“Si la Argentina quiere encontrar una solución, necesita invertir en ella y apoyarse en las intituciones financieras internacionales. Las medidas populares no consiguieron ni siquiera apaciguar la furia de la gente. Diez mil manifestantes cortaron las calles para reclamar que los bancos devuelvan su dinero y para pedir trabajo. Pero un Estado en quiebra no puede cumplir nada. Lo que es peor, haciendo promesas que no se pueden mantener, el Gobierno terminará a la larga con la confianza pública”, advirtió el Financial Times.

Sin embargo el diario británico admitio que, ahora, finalmente, el Gobierno esta hablando de una manera más sensible , como se pudo ver en las declaraciones hechas por el viceministro de economía, Jorge Todesca, a fines de la semana última y señaló que la Argentina debe seguir el ejemplo de otros países latinoamericanos que se recuperaron de las crisis en su moneda, como Chile después de 1982, México después de 1995 y Brasil luego de 1999, quienes tuvieron el mismo problema.

“La recuperación necesita orientarse en la exportación , con el creciente apoyo de políticas fiscales y monetarias. Los bancos deben ser recapitalizados y la economía debe abrirse al mercado. Con un cambio de moneda competitivo, no sería necesario el proteccionismo.

El Gobierno no puede ser populista puertas adento y ortodoxo en el exterior. Debe, sin embargo, presentar un plan coherente con una única voz. Esto es lo único que puede ofrecer al pueblo una esperanza genuina y no meras ilusiones; y sólo entonces merecerá el apoyo exterior que necesita”, enfatizó el periódico.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?