Según la Iglesia, el 35% de los habitantes del área metropolitana es pobre