Debate presidencial: Mauricio Macri: el momento de recordar la corrupción K

Fuente: Reuters
Jaime Rosemberg
(0)
20 de octubre de 2019  

El incesante trajín del " Sí se puede" obligó a Mauricio Macri a utilizar cada hueco en su agenda semanal para preparar el segundo debate presidencial de hoy, la última cita clave antes de los comicios en los que buscará la reelección.

"Tuvimos menos tiempo para prepararnos que en el primer debate", reconoció uno de los miembros del selecto grupo de asesores que ayudaron al Presidente en su preparación. Confiado y contento desde la noche del domingo pasado por su participación en el primer encuentro, en Santa Fe, Macri sabe que este será una "continuidad" de aquel debate, en el que, sobre el final y en un criterio compartido con su equipo, pudo asestar el golpe de efecto, al hablar de "la canchereada, el atril, el dedito" de su principal rival, Alberto Fernández.

"Estuvimos toda la semana hablando del dedito levantado, es una buena señal", contó a LA NACION uno de los principales asesores del Presidente. Marcos Peña, a quien desde la intimidad del poder atribuyen haberle sugerido a Macri hablar de su rival de la forma en la que lo hizo, acompañó las marchas del "Sí se puede" en Santa Fe y en Chaco -el jueves- y alargó su estadía en Corrientes, el viernes. Tuvieron varias horas libres para avanzar junto a su jefe político en los detalles del debate y la organización de las marchas de apoyo, sobre todo la multitudinaria concentración de ayer en el Obelisco.

Desde el mismo final del primer debate en la Universidad Nacional del Litoral y, como anunció el propio Macri en una de sus intervenciones, quedó claro que las menciones a la "corrupción kirchnerista" serán más asiduas que en el primer capítulo, sobre todo porque uno de los temas a debatir será la "calidad institucional" e incluirá la discusión sobre ese tema.

Pero cerca del Presidente guardaban un celoso hermetismo sobre la táctica que utilizará. "Los medios decían que Fernández iba a ser zen en el debate, y salió a pegarnos desde el minuto uno, o sea que el kirchnerismo les mintió. No vamos a decir la estrategia para que nuestro rival la conozca de antemano", responden, misteriosos, en el grupo que asesora al Presidente.

"El debate va a ser muy importante para poner los puntos sobre las íes y dejar en evidencia que el kirchnerismo no cambió", repite un miembro del gabinete. "Vamos a buscar votos, no a pelearnos", agrega un participante de las reuniones de estrategia.

Macri ensayó posibles respuestas junto a Peña, pero también con el equipo coordinado por Fernando de Andreis, que componen el vocero Iván Pavlovsky; el secretario de Medios, Jorge Grecco; la encargada del discurso, Julieta Herrero; el subsecretario de Comunicación Estratégica, Hernán Iglesias Illa, y los consultores Jaime Durán Barba y Santiago Nieto. "A pesar de todo lo que se dice, están participando", desafía uno de los funcionarios, luego del enojo presidencial por la descomunal falla en todos los pronósticos electorales previos a las PASO del 11 de agosto.

Cerca de él aseguran que una nueva semana en contacto con la gente lo tiene "energizado", más allá de furcios o errores producto de la improvisación. "En las marchas Mauricio se larga, dice lo que piensa, está más lanzado", describe un dirigente cercano.

La mira estará puesta, claro, en Fernández. "Si era tan claro que iba ganando, tendría que haber convocado a todos, ser más conciliador. Pero su carácter lo traiciona y salió a demostrar que es mejor que Mauricio", evaluaba un alto asesor, que espera "nuevas agresiones" por parte del candidato kirchnerista. También hay expectativa de que Roberto Lavagna repita lo que, a juicio del Gobierno, fue una floja performance. "El único que estuvo bien fue Espert", afirmaban al terminar la semana en un despacho clave. "Lo iba a felicitar, pero después me acordé de que también es candidato", bromeó el Presidente, luego de aquel primer encuentro.

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.