Viaje presidencial. Seis días en Nueva York, entre reuniones, discursos y distensión