El escenario. Señales de decadencia