Señales positivas de los EE.UU. a la Argentina

Claro gesto político de Condoleezza Rice
Claro gesto político de Condoleezza Rice
Jorge Rosales
(0)
29 de enero de 2002  

WASHINGTON.- "¿Podemos hacer algo más por ustedes?" La titular del Consejo Nacional de Seguridad, Condoleezza Rice, sorprendió ayer al canciller Carlos Ruckauf con la pregunta en la reunión que tenían en la Casa Blanca, cuando el ministro explicaba la crisis argentina en busca del respaldo político que allane el camino para la ayuda financiera internacional.

Esto ocurrió en el mismo momento en que el Fondo Monetario (ver aparte) daba un comunicado conjunto con el Banco Mundial y el BID para anunciar que están dispuestos a acelerar la ayuda financiera para el país con el objetivo de paliar los efectos de la crisis económica, financiera y social.

Fue ayer a la tarde, cuando el sol de una tarde primaveral caía sobre Washington, en la reunión más importante del día antes del encuentro que mantendrá hoy con los secretarios del Tesoro, Paul O´Neill, y de Estado, Colin Powell, en los que la salida de la crisis económica está al tope de la agenda.

El gesto de ayer de Rice, una de las funcionarias más influyentes de la administración norteamericana y una de las principales colaboradoras del presidente George W. Bush, integra el conjunto de señales políticas de respaldo a una solución de la crisis argentina que el gobierno de Eduardo Duhalde quiere obtener en esta gira.

El canciller informó a Rice que el gobierno argentino apreciaba el comunicado conjunto del Fondo, el Banco Mundial y el BID. "La Argentina necesita en este momento ayuda muy rápida", dijo Ruckauf en ese momento.

En la reunión con Rice se habló muy poco de economía, como había anticipado Ruckauf. El canciller ratificó "el carácter de aliado extra OTAN de la Argentina y, en consecuencia, su responsabilidad como tal".

Ruckauf insistió ayer en respaldarse en la posición del secretario del Tesoro de que quienes prestaron dinero a los países en serios problemas con tasas especulativas deben también asumir sus riesgos. "Así como los bancos defienden los intereses de los accionistas yo defiendo los intereses de los argentinos y en consecuencia todos los que se han equivocado tienen que tener una parte de esas pérdidas. Las empresas que han tomado créditos que no podían tomar y los bancos que han prestado el dinero que no debían prestar", dijo Ruckauf anoche, en un encuentro con la prensa en la embajada argentina.

El encuentro de ayer fue muy importante para la Argentina. Pero Ruckauf sabe que el determinante para el tipo de ayuda que pueda recibir el país será el que mantenga hoy, a las 10.30, en el Departamento del Tesoro.

Su objetivo es "alisar el camino desde el punto de vista político para que después sea el equipo económico el que venga a presentar el programa económico integral, y avanzar en las negociaciones económicas y financieras con el FMI", dijo una alta fuente de la delegación que acompaña al ministro.

En unas dos semanas llegará una misión argentina encabezada por el ministro de Economía, Jorge Remes Lenicov, para negociar un nuevo acuerdo con el FMI.

Al encuentro de hoy con O´Neill Ruckauf llegará acompañado por el secretario de Relaciones Económicas Internacionales, Martín Redrado, quien trajo de Buenos Aires un mensaje detallado del Ministerio de Economía para el secretario del Tesoro.

En esa reunión se planteará que la Argentina "tiene que resolver dos problemas centrales: cómo resolver el tema de la deuda que permita pagar las cuentas a fin de mes y cómo se hace para que la Argentina sea más rentable para las inversiones", dijo la fuente.

Pero para que ello ocurra la Argentina "necesita ayuda financiera extraordinaria de los organismos internacionales", dirán hoy ante el titular del Tesoro.

"El proceso de cambio de reglas es mucho más fácil si existe apoyo financiero internacional", insistió la fuente.

Los enviados de Duhalde dirán que el Gobierno busca con su programa libertad para manejar su política monetaria, libertad para manejar su política cambiaria y tener política fiscal. "Busca ser un país normal, que tiene capacidad de absorber shocks externos a través de una política monetaria activa, de un tipo de cambio flexible que le permita poder hacer de colchón a los shocks financieros que se dan en mercados emergentes", destacó un funcionario argentino.

Esbozo del tema económico

Ruckauf hará hoy un esbozo de la política presupuestaria, una presentación sobre la política monetaria y cambiaria. En este punto dirá que la Argentina quiere ir a un tipo de cambio libre, pero que una cosa es hacerlo con espaldas, esto es asistencia externa, y otra es hacerlo sin ello.

Tanto Ruckauf como los miembros de su delegación dijeron que esta misión "no es para nada sustituta de la que harán el ministro Remes Lenicov y su equipo".

Cuando se hable del paquete financiero que podría recibir la Argentina se planteará que "conceptualmente el paquete financiero debería tener el componente de reestructuración del sistema financiero y también un mecanismo como el que tuvo Arminio Fraga para poder intervenir en una flotación sucia del tipo de cambio, flotación con bandas cambiarias, que permita la intervención del Banco Central".

"Para que todo esto se dé, otros países tuvieron asistencia financiera y las posibilidades de la Argentina de poder ordenar este cambio de políticas. Es claramente necesario tener este apoyo", comentó la fuente.

Un funcionario de alto rango del gobierno de Eduardo Duhalde comentó ayer que para que haya una mayor flexibilización del corralito bancario "es muy importante tener apoyo financiero internacional. El apoyo financiero tiene que ser para reestructurar el cambio de las reglas de juego que ha tenido el sistema bancario y la gente".

En la residencia del embajador Guillermo González, Ruckauf almorzó con funcionarios de peso del gobierno de Bush. Estuvieron John Maisto, del Consejo Nacional de Seguridad; Peter Allgeier, segundo en la representación comercial de Estados Unidos; Alan Larson, subsecretario del Departamento de Estado; Rogelio Pardo Maurier, del Pentágono; Lino Gutiérrez, del Departamento de Estado, y Walter Bastian, del Departamento de Comercio.

Por el lado argentino asistieron, además de González, el embajador designado, Diego Guelar, Redrado, el subsecretario de Política Exterior, Rogelio Pfirter, el secretario de Turismo, Daniel Scioli, y el segundo de la embajada, Ricardo Lagorio.

En la mañana el canciller se había reunido con el representante de Estados Unidos en las Naciones Unidas, John Negroponte, con quien, dijo a la prensa, no trató el tema especial del voto argentino sobre la situación de los derechos humanos en Cuba. Pero señaló que la Argentina "va a mantener una posición de defensa de los derechos humanos en todo el planeta. Y en la reunión no se hizo ninguna consideración de ningún caso en especial".

Agenda clave: con O´Neill y Powell

10.30 : Ruckauf se reunirá hoy con el secretario del Tesoro norteamericano, Paul O´Neill. Es un encuentro clave para la ayuda que la Argentina pueda recibir de los organismos financieros internacionales. Este funcionario siempre se mostró remiso a que el FMI desembolse los 20 mil millones de pesos que podrían ayudar al país a salir de su crisis económica.

12.45 : encuentro con el secretario de Estado, Colin Powell. Ruckauf entregará a este funcionario más conciliador una carta de tres carillas del presidente Eduardo Duhalde a su par George W. Bush con una descarnada descripción de la crisis argentina y en la que ratifica la continuidad de la Argentina como aliado extra OTAN de los Estados Unidos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.