Separan de su cargo a un marino

El capitán Clements dejó el Servicio de Hidrografía Naval
(0)
23 de abril de 2004  

El jefe del Servicio de Hidrografía Naval, capitán de navío Miguel Clements, fue separado ayer de su cargo hasta que la Justicia se expida sobre una denuncia presentada en su contra sobre su supuesta actuación en el centro clandestino de detención que funcionó en la ESMA durante la dictadura.

La decisión fue conocida ayer por la mañana tras una reunión entre el ministro de Defensa, José Pampuro, y el jefe de la Armada, almirante Jorge Godoy. Ambos analizaron la situación de Clements y del Servicio de Hidrografía Naval, que quedó interinamente a cargo del capitán de navío Daniel Hindryckx.

Clements fue denunciado anteayer ante el juez federal Sergio Torres por Víctor Basterra y Carlos Lordkipanise, que estuvieron detenidos en ese centro clandestino de detención.

La cartera de Defensa difundió ayer un comunicado en el que explicó las razones por las cuales Clements permanecerá en la Armada hasta que se defina su situación judicial, pero lo hará sin tener funciones de responsabilidad a su cargo.

"La decisión de que Clements deje la conducción de Hidrografía Naval se mantendrá hasta tanto la Justicia emita una resolución en la causa que involucra al marino", se informó en forma oficial. La Armada, en tanto, no hizo comentarios sobre la situación del mencionado oficial.

Clements fue ascendido al grado de capitán de navío en 1998 con acuerdo del Senado de la Nación, que analizó sus antecedentes profesionales.

Ratifican denuncia

Los organismos de derechos humanos que presentaron la denuncia anteayer se presentaron ayer ante el juzgado de Torres para ratificar la misma, mediante la cual se le adjudica a Clements responsabilidad en la desaparición de cinco personas, entre ellas un menor de edad.

Según la presentación judicial, el juez Torres deberá determinar la eventual responsabilidad de Clements en la desaparición de Nora Wolfson, de Julio Jorge Villar, de Silvia Daneri, de Rolando Antonio Ruiz y de una menor nacida en ese centro de detención ilegal.

Torres, que instruye la megacausa sobre supuestas violaciones de los derechos humanos ocurridas en la ESMA, recibió ayer fotografías que pertenecerían a Clements que habrían sido tomadas por Basterra dentro del centro clandestino de detención.

Según trascendió ayer en Tribunales, el magistrado pediría informes a la Armada sobre la trayectoria profesional del marino cuestionado, luego llamaría a declarar como testigos a ex detenidos de la ESMA y, tras evaluar todos los elementos, definiría si corresponde citar a Clements a indagatoria.

Según la Comisión Nacional por la Desaparición de Personas (Conadep), el marino figuraría identificado por un sobrenombre -"Goyo"- y habría actuado en la ESMA entre 1981 y 1982.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.