Será difícil revertir el fallo, creen en Washington