"Seré candidato con o sin el PJ bonaerense"

De la Sota no resignará su espacio Dijo a LA NACION que su postulación no depende del apoyo duhaldista Pero mantiene la expectativa de una fórmula con Hilda Duhalde Su regreso a la gobernación
(0)
22 de noviembre de 2002  

José Manuel de la Sota volvió esta semana a la gobernación de Córdoba, pero asegura que "para nada" eso significa un primer paso para abandonar la carrera presidencial.

"No voy a bajarme, pase lo que pase. Seré candidato con o sin apoyo del peronismo bonaerense", aseguró De la Sota a LA NACION.

Las demoras y la incertidumbre sobre el cronograma electoral lo exasperan. Cree que la pelea en el PJ debió estar resuelta en diciembre. "Es como prepararse para una carrera de 100 metros y terminar corriendo un maratón", graficó.

Aunque no lo dice, también le preocupa la falta de definición del presidente Duhalde y de su gente sobre a qué candidato terminarán por apoyar cuando haya que dirimir un nuevo líder del partido.

"El peronismo bonaerense tendrá que tomar una decisión, pero todavía queda tiempo, sobre todo si la elección interna vuelve a postergarse", explicó, con tono comprensivo.

Así, prefirió no referirse a las versiones que esta semana dieron cuenta de una supuesta ventaja de Néstor Kirchner en la carrera por conseguir la bendición del duhaldismo.

Descartada una alianza con Kirchner ("tenemos posiciones muy diferentes", dijo), el gobernador de Córdoba señaló que buena parte de la dirigencia duhaldista está comprometida con su proyecto. Y todavía supone que es posible que Hilda González de Duhalde lo acompañe en la fórmula. "Eso es algo que en todo caso podrá surgir de una resolución política de conjunto del peronismo de Buenos Aires. Yo pensaba tener la fórmula para los primeros días de diciembre. Ahora vamos a ver, pero no quiero que la decisión pase de fin de año", puntualizó.

Como el resto de los candidatos peronistas, De la Sota marca en su agenda los últimos días de febrero o los primeros de marzo como posible época de elecciones internas. La fecha del 19 de enero para esa contienda la considera poco susceptible de ser cumplida a partir del retraso de todo el cronograma.

"Habrá que ver si se convoca otro congreso partidario o cómo se soluciona el tema. Yo insisto en que tenemos que votar, pero no puedo seguir de campaña mientras no se sepa cuándo se va a votar. Por eso volví a la gobernación", explicó.

De la Sota enfrenta otra batalla compleja además de su intento por pelear la presidencia: necesita retener Córdoba para el peronismo, ante la posibilidad cierta de una resurrección radical en la provincia.

De allí que una de las primeras acciones que movilizó al reasumir fue el rescate de los bonos Lecor, que inundaron la provincia en el último año y generaron un malestar popular contra la gestión delasotista.

Con la ayuda de redescuentos del Banco Central al Banco de Córdoba, De la Sota comenzó ayer con el pago 1 a 1 a los tenedores minoristas de Lecor. En una primera etapa piensa retirar del mercado 150 millones. "La demanda fue controlada. Rescatamos 1.700.000 pesos en un día, con algo más de 3000 operaciones. Esperamos que en mayo no queden más bonos", indicó, aunque admitió que el saneamiento está sujeto al acuerdo nacional con el FMI.

Precisamente en mayo será la elección de su sucesor. "No voy a competir por la reelección. Mi intención es llegar a la presidencia. No pienso ser un gobernador por descarte", enfatizó.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.