Serios disturbios en Plaza de Mayo

Los manifestantes reunidos frente a la Casa Rosada fueron reprimidos por la Policía, que lanzó gases lacrimógenos, marcha hacia el Congreso y ataques a la sede del ministerio de Economía; en abierto desafío al estado de sitio, los vecinos expresan su descontento en paseos públicos y en las principales avenidas en distintos barrios porteños; un grupo se concentró ante el domicilio particular de Domingo Cavallo
(0)
19 de diciembre de 2001  • 02:01

En una larga y violenta jornada de protestas, los porteños decidieron prolongar las muestras de oposición al Gobierno con una multitudinaria marcha hacia Plaza de Mayo y cacerolazos en diversos puntos de la ciudad.

Incidentes en Plaza de Mayo

Incendios, pedradas y diversos desmanes se producían esta noche en el Ministerio de Economía y en las zonas aledañas, protagonizados por manifestantes que continuaban avanzando sobre la Plaza de Mayo.

La represión continuaba esta noche, con el objetivo de dispersar a los manifestantes más enfervorizados que se concentraban en la zona.

Los disparos de las fuerzas de seguridad aumentaban, ya que aún los manifestantes continuaban en la Plaza histórica.

Gran cantidad de efectivos con equipos antimotines y de la División de la Policía Montada disparaban sobre la zona donde se concentraban los manifestantes.

Las escenas en la plaza se repetían con policías efectuando disparos y manifestantes corriendo, con diversos focos de incendio en varios puntos de la zona.

Debido al continuo uso de los gases, la Plaza de Mayo y zonas aledañas eran inundados por una espesa atomósfera.

Los disturbios se producían en la manzana comprendida por las calles Hipólito Yrigoyen, Balcarce, Paseo Colón y Adolfo Alsina, donde decenas de manifestantes encendían fuego y apedreaban la fachada del edificio y otros lugares.

Asimismo, en Julio A. Roca los manifestantes perseguían a patrulleros de la Policía Federal y les arrojaban objetos con el fin de que se retiraran.

La sede del INDEC, en Julio A Roca y Perú, era apedreada por enfervorizados manifestantes, según pudo comprobar la agencia DyN.

Todos los participantes de la protesta continuaban en la periferia, y parte de ellos seguían avanzando sobre la Plaza de Mayo.

Durante los desmanes, se prendió fuego una de las palmeras en el paseo público.

Más de siete mil personas desafiaban esta noche el estado de sitio decretado por el Poder Ejecutivo Nacional y marchaban hacia Casa de Gobierno, donde la gente se concentraba de a poco, pasada la medianoche.

Caminando despacio por la Avenida de Mayo, golpeando cacerolas y protestando contra el plan económico del Gobierno, un importante número de ciudadanos expresa así su descontento.

En forma espontánea, los manifestantes entonaron a las 24 el Himno Nacional.

En la Plaza de Mayo, la Policía reprimió con gases lacrimógenos esta noche a un grupo de manifestantes frente a la Casa Rosada, pese a que la protesta se había desarrollado hasta ese momento en forma pacífica.

Algunos jóvenes que intervenían en la protesta respondieron a la represión arrojando objetos contundentes contra el frente de la sede del Gobierno nacional.

Las protestas se multiplican por los barrios, con manifestaciones en los principales centros y plazas de Liniers, Palermo, Villa Crespo, Chacarita, Flores y Belgrano.

23.17 | Cacerolazo en la Capital como señal de protesta

Vecinos y comerciantes de diferentes barrios porteños se congregaron espontáneamente esta noche para protestar por la política económica del gobierno nacional y el estado de sitio decretado por el presidente Fernando De la Rúa.

La protesta se llevó a cabo en varios barrios porteños, entre ellos Liniers, Palermo, Villa Crespo, Chacarita, Flores y Belgrano, donde vecinos salían de sus balcones y golpeaban cacerolas en señal de repudio al Gobierno.

En Barrio Norte, minutos antes de las 23 espontáneamente los vecinos comenzaron a hacer sonar cacerolas y las bocinas de los pocos autos que circulaban por las calles.

Sin embargo, una vista rápida hacia los edificios daba cuenta de que la prostesta se realizó, mayoritariamente desde dentro de las casas. En los balcones casi no había nadie, en tanto era muy poca la gente que estaba en la vereda o en las calles.

El ruido comenzó poco después del mensaje del presidente De la Rúa y lleva ya más de media hora de extensión, con renovadas fuerzas a cada minuto.

En la esquina de Córdoba y Scalabrini Ortiz, en el límite de los barrios porteños de Palermo y Villa Crespo, la gente se congregó, en gran número, para protestar por la acuciante situación económica.

En Palermo, los vecinos se reunieron a las 19 en la esquina, en el límite con Villa Crespo, con pancartas que llevaban consignas contra el Gobierno e hicieron fogatas en el medio del asfalto.

El tránsito de la zona quedó cortado, lo que agregó inmovilidad a un paisaje de por sí inmóvil, debido a que la gran mayoría de los comercios estaban cerrados, ante los saqueos que se generalizaron en el Conurbano bonaerense y la Capital Federal.

Efectivos de la división de Bomberos de la Policía Federal intentaron apagar las fogatas que encendieron los manifestantes con una autobomba, pero éstos se interpusieron y evitaron que lo hicieran.

Asimismo, en Angel Gallardo y Avenida Corrientes, en el límite entre Almagro y Villa Crespo, los vecinos cortaron la calle y convocaron a una asamblea popular para mañana a las 20.

Fuente: DyN y LA NACION LINE

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.