Shell criticó la política oficial de combustibles