Schoklender: "Podría comprarme una Ferrari y un avión"

"Nunca me enriquecí con el dinero de las Madres", dijo el ex apoderado de la fundación; un piquetero chaqueño que trabajó con él lo tildó de "delincuente con todas las letras"
(0)
30 de mayo de 2011  • 22:46

En medio del escándalo por las acusaciones de supuesto enriquecimiento ilícito, el ex apoderado de la Fundación Madres de Plaza de Mayo, Sergio Schoklender, aseguró esta noche que "nunca" manejó "la caja" de la asociación liderada por Hebe de Bonafini y advirtió que podría comprarse bienes de lujo como "una Ferrari o un avión", si así lo desease.

"Podría comprarme una Ferrari y un avión", deslizó Schoklender en diálogo con C5N. El ex apoderado de la Fundación advirtió que con su nivel de ingresos personales le "alcanza" para comprar esos bienes. "Nunca me enriquecí con el dinero de las Madres. Lo puedo probar. Está todo declarado", enfatizó.

En tanto, Schoklender reiteró que las denuncias por enriquecimiento ilícito durante su paso por la Fundación tienen como objetivo "pegarle" al gobierno de Cristina Kirchner. Sin embargo, consideró que el escándalo desatado tras su polémica renuncia a la asociación "no es un golpe a la credibilidad de Hebe".

Enseguida, calificó de "disparates" las acusaciones sobre manejos turbios de los fondos que pasaban por sus manos. Según Schoklender, "no se puede negar la honestidad y dedicación de las Madres". "Sospechar de corrupción es un disparate", aseveró.

Más temprano, Schoklender había negado las acusaciones de supuesto enriquecimiento ilícito bajo el argumento de que no es funcionario público y aclaró: "Yo no soy pobre, no gano poco, tengo buenos honorarios (como abogado), no vivía del dinero de la fundación sino de mi trabajo honesto. Tengo mis declaraciones juradas al día, todos mis impuestos pagos y nada que ocultar".

En declaraciones por Radio Belgrano, el ex apoderado de la Fundación aclaró que en los últimos días no quiso llamar a Hebe de Bonafini porque "todo esto es muy doloroso, todo este escándalo y disparates que están diciendo" pero recalcó que las integrantes de la Asociación de Madres de Plaza de Mayo saben que está a su servicio "para lo que necesiten por el resto de mi vida".

"Que alguien dude de la honestidad de las Madres me parece que es una canallada. Y no tiene nombre. Que quieran descalificar el trabajo de las Madres o de este proyecto para, por elevación, pegarle al gobierno nacional o extorsionar, es una canallada", sentenció Schoklender.

Si bien no habló sobre las razones de su alejamiento como apoderado de la Fundación, que quedó envuelto por las denuncias sobre supuestas irregularidades en el manejo de fondos públicos, Schoklender aseguró que la entidad "nunca cobró sobreprecio para la construcción" de las viviendas sociales.

Aclaró que se recibía más por vivienda que el presupuesto del Programa Federal porque las unidades que construía la Fundación eran "más grandes y de mejor calidad" de materiales e incluso se desarrollaba un programa educativo y de asistencia sanitaria para los trabajadores que se contrataba.

Finalmente dijo no ser dueño de ninguna aeronave, pero reconoció haber utilizado aviones o helicópteros privados por el trabajo referido a la Fundación "en algunos casos donde no había otra manera" de trasladar a profesionales o enviar el dinero de pago de sueldos "en las 40 y pico obras en todo el país".

También aclaró que sólo detuvo una obra de construcción cerca de la ciudad de Resistencia.

"Delincuente con todas las letras". Justamente desde esa ciudad, Emerenciano Sena, el dirigente piquetero que estuvo al frente de los obreros que trabajaron en los emprendimientos de las Madres de Plaza de Mayo en Chaco acusó a Sergio Shoklender de haberse presentado armado en los lugares donde se levantaban las viviendas para desalojar a los obreros.

"Shoklender es un delincuente con todas las letras. Su hermano Pablo y él venían con camionetas a desalojarnos de las obras, traían armas automáticas. La policía de la provincia liberó la zona. Ellos nos echaron a todos los obreros porque hicimos reclamos", denunció el dirigente del Movimiento de Trabajadores Desocupados (MTD) de Chaco en declaraciones a radio Mitre.

Sena fue uno de las primeros en cuestionar los manejos financieros de en Madres. El MTD del que está al frente había comenzado en el verano de 2008 un proyecto habitacional junto a las Madres para construir 1500 viviendas sociales en un predio que alguna vez fue un campo de tiro del Ejército.

Pero en febrero del año pasado sus compañeros y él recibieron telegramas de despido. Sena asegura que ello ocurrió después de que pidiera explicaciones sobre el destino de los fondos de la construcción y los salarios de los trabajadores que los primeros meses cobraban en negro.

Escándalo. Shoklender quedó en el centro de un escándalo la semana pasada, después de que trascendiera su renuncia como apoderado de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, que lidera Hebe de Bonafini. Su salida impactó de lleno en la Casa Rosada, que estrechó su vínculo con Bonafini en los últimos años. A través de Aníbal Fernández, el Gobierno buscó despegarse del escándalo. El jefe de Gabinete dijo que el tema "no preocupa" a Cristina Kirchner y que debe ser la Justicia la que se ocupe del tema.

La renuncia de Shoklender reactualizó una denuncia por supuesto lavado de dinero que dos diputadas de la Coalición Cívica habían presentado el año pasado ante la Unidad de Información Financiera (UIF) y por la que aún no recibieron respuesta. La presentación está basada en la compra de dos terrenos en José C. Paz a precios sospechosamente bajos.

Por otra parte, la renuncia de Shoklender volcó la atención sobre los fondos que reciben las Madres de Plaza de Mayo, que en los últimos años crecieron de forma exponencial y sin los controles correspondientes por parte del Estado.

La palabra de Shoklender. En una entrevista publicada ayer por Clarín, Shoklender rechazó las acusaciones en su contra y deslindó responsabilidades respecto de los supuestos manejos irregulares de fondos para planes de viviendas sociales. Dijo además que no lo echaron y que renunció para encarar proyectos privados.

El ex mano derecha de Bonafini aclaró que él era sólo "un gestor" en la entidad de derechos humanos, y que el control efectivo y la dirección era ejercido, precisamente, por la dirigente, que ayer se negó en malos términos a responder una consulta de La Nacion.

"Yo era un apoderado más de la fundación; soy el gestor claramente, pero la dirección y la presidencia del Consejo de Administración es de Hebe", enfatizó Schoklender en el reportaje. "No me molesten más; no tengo nada para decir", contestó ayer Bonafini con furia, cuando se la consultó sobre las declaraciones de Schoklender.

También ayer el diario Perfil publicó una nota con el detalle de la situación financiera de la Asociación Madres de Plaza de Mayo en la que se afirma que Jose Fernando Caparros Gómez sería el "financista" de Shoklender.

Siempre según la nota que firma Jorge Lanata, el mencionado "estaría al frente de Antártica Argentina y de otras empresas", la empresa a través de la cual Shoklender compró los terrenos en José C. Paz.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.