"Si hoy se votara, ganaría Kirchner"

De la Sota dijo que cuenta con sondeos de Córdoba; igual, reiteró que será neutral El gobernador del PJ sostuvo que, por su cargo, debe ser prescindente en la disputa presidencial Adelantó que "como ciudadano" no votará en blanco Guiños para su par de Santa Cruz
(0)
2 de mayo de 2003  

CORDOBA.- "Si hoy se votara, estaría ganando Néstor Kirchner en Córdoba, según las encuestas de las últimas horas". El pronóstico fue dicho, nada más ni nada menos, que por el gobernador José Manuel de la Sota.

Su ministro de Finanzas y Producción, y compañero de fórmula para las elecciones provinciales del 8 de junio, Juan Schiaretti, fue más allá todavía y reveló los números que maneja el gobierno cordobés: muestran una inclinación del 54 por ciento de los cordobeses en favor de Kirchner, y del 25%para Carlos Menem. El domingo, el caudillo riojano obtuvo el 28% de los votos y el gobernador santacruceño, el 10%.

De la Sota infirió que en ese vuelco del electorado estaría influyendo "la actitud de Kirchner, humilde y mesurada del último domingo; la presencia a su lado del ministro Roberto Lavagna y el apoyo de ciertos sectores del agro y la industria a la propuesta productiva".

Schiaretti, convertido en el espadachín de los estoques más fuertes, opinó que en el cambio de la intención de voto es determinante "lo que la gente vio el domingo a la noche en los dos cuarteles de los candidatos. En uno vio que dio vueltas la farándula y eso a la sociedad no le gusta, está harta y cansada y no quiere más la farandulización de la política. Y, como contraparte, vio en el cuartel del doctor Kirchner humildad y austeridad".

Muchos interpretaron aquí que De la Sota y Schiaretti le estaban dando una mano a su colega santacruceño, reconociéndolo como el triunfador del ballottage. Sin embargo, el gobernador volvió a refugiarse enseguida en su proclamada neutralidad. Dijo que, como gobernador, debe abstenerse de difundir ciertas posiciones políticas.

Negó que esté obligado a apoyar a Kirchner y mencionó un comentario publicado por LA NACION: "Leía en un diario un comentario muy bueno de Joaquín Morales Solá que decía que, en esta segunda vuelta, seguro que no hay aparato partidario que valga. Es el ciudadano, en su capacidad de decidir, el que va a tratar de elegir lo mejor para la patria".

Cuando se le planteó cuál candidato le conviene que gane para favorecer su reelección, respondió: "El futuro de Córdoba lo decidimos los cordobeses, y yo defiendo a Córdoba con el presidente que se me ponga al frente. Si se pone de nuestro lado, mejor. Traté con el propio De la Rúa, que no decidía nada, y sin embargo yo trataba de conseguir cosas para Córdoba, y conseguía muchas".

Dijo que "no hace falta ningún acercamiento" con Menem, con quien no tiene "ninguna relación conflictiva (...) Nunca me he peleado ni pública ni privadamente con él".

No pasó inadvertido que dijera que mantendrá su prescindencia "como gobernador", pero que "como ciudadano y a título personal" podría tomar partido por quien crea más conveniente. Así dejó abierta la posibilidad de que más adelante diga cuál es el candidato de su preferencia. Descartó tajantemente que vaya a sufragar en blanco.

Córdoba es el cuarto distrito electoral del país, un bocado demasiado grande para no suponer que habrá despliegues y operaciones de Carlos Menem y Néstor Kirchner para tratar de capturar la porción mayor. Los tironeos, sin duda, se harán sentir.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.