Si las encuestas no fallan, Romero será otra vez gobernador