Siemens analiza un pedido para retirar su demanda en el Ciadi

Ante un reclamo que hizo Kirchner, la empresa dijo que "estudiará otros caminos"
Mariano Obarrio
(0)
14 de abril de 2005  

BERLIN.- El presidente Néstor Kirchner le pidió a la empresa Siemens que retire una demanda contra la Argentina que radicó en el tribunal arbitral del Banco Mundial (Ciadi), a lo que los máximos directivos de la compañía le aseguraron que "estudiarán otros caminos" alternativos para seguir negociando, aunque no le dieron una respuesta más precisa.

En el hotel Regent, donde se aloja, el Presidente recibió al vicepresidente de Siemens, Uriel Shareff, y al titular de la empresa en la Argentina, Matthias Kleinhempel. También estuvo el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, que ofició de vocero.

Para avanzar en otras cuestiones, aseguró De Vido, Siemens dijo que "podría tener una actitud diferente y que van a estudiar la posibilidad de desistir de la demanda en el Ciadi". Y precisó: "Nos aseguraron que existe voluntad de encontrar otros caminos".

El Gobierno se mostró satisfecho con esa respuesta. "Para nosotros es muy importante y positivo", enfatizó el ministro de Infraestructura. Los directivos de Siemens se negaron a responder las preguntas de la prensa argentina. "No vamos a hacer comentarios", dijo Shareff.

"Este juicio es diferente del de los otros contratos de empresas privatizadas que demandaron a la Argentina ante el Ciadi", dijo De Vido. Se refería a las más de 70 empresas de servicios que denunciaron al país ante el Ciadi por incumplimiento de contrato luego de la devaluación de 2002.

En este caso, la demanda de Siemens obedece a la rescisión del contrato de confección de los DNI que la empresa había ganado durante el gobierno de Carlos Menem. La disolución del convenio fue resuelta por el ex presidente Fernando de la Rúa por denuncias de corrupción en el contrato de unos 300 millones de dólares. Ahora, Siemens reclama unos US$ 500 millones ante el Ciadi.

No es sencillo levantar una demanda en el Ciadi, dijo De Vido. Otra fuente allegada a Kirchner admitió que Siemens "tiene casi ganado el juicio, por eso es difícil que la retiren. Pero podría haber acuerdo para desistir de la demanda ante el Ciadi, en virtud de otros negocios que planifica la empresa en la Argentina".

Plantas eléctricas

En la reunión, Siemens manifestó su interés en la licitación del mes próximo para la provisión de equipos para plantas eléctricas. Se trata de dos ciclos combinados, que son una suerte de turbinas de 800 megavatios cada uno. Será financiado por el Estado y por las partes por un total de US$ 1600 millones y se instalarán en 2006 y 2007, una de ellas en Rosario.

La empresa dijo que quiere participar en la continuación de la construcción de la central atómica Atucha II, mediante la firma Framaton, cuyo 34% está en manos de Siemens. Framaton haría la evaluación en agosto de todo el material acopiado y determinaría cuándo se podría continuar. La inversión estatal, en este caso, es de 400 millones de dólares.

La obra estaba en manos de Siemens en otras gestiones. Pero las normas alemanas obligaron a no continuar con el contrato y se delegó a Framaton.

A la vez, Siemens busca invertir en un taller de mantenimiento de ciclos combinados y de turbogeneradores para lo cual invertiría US$ 5 millones.

En la comitiva argentina creían que ante la magnitud de estos negocios Siemens podría retroceder en su demanda en el Ciadi. Además, la empresa anunció a Kirchner que invertirá en software médico y en software de comunicación, para lo cual están en la etapa de elaboración de proyectos.

"Tenemos interés en invertir por las condiciones en las que está el país", dijo Shareff. Y calificó la reunión con Kirchner de "positiva para el futuro". Aunque, sobre la demanda en el Ciadi, dijo: "Como tenemos un proceso en marcha que está andando les pido no opinar. No hacemos comentarios".

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.