Sigue la controversia en la UCR

(0)
4 de mayo de 2003  

El radicalismo continúa sin poder digerir la dura derrota electoral sufrida en las elecciones del domingo último. Mientras continúa el debate en torno de la posición oficial del partido con respecto a la segunda vuelta, distintos dirigentes volvieron a manifestarse en favor y en contra de la actual dirigencia, encabezada por el gobernador chaqueño Angel Rozas.

"Hay dirigentes que hace quince días apoyaban a Ricardo López Murphy y ahora quieren ser los abanderados del partido para negociar con Néstor Kirchner", dijo ayer a LA NACION Eduardo Santín, ex diputado y hombre de confianza del candidato presidencial Leopoldo Moreau.

La frase del ex legislador tuvo como destinatarios principales a los gobernadores de Catamarca (Oscar Castillo) y de Mendoza (Roberto Iglesias), quienes en los últimos días pidieron el alejamiento de Rozas, de Moreau y del ex presidente Raúl Alfonsín de la conducción partidaria.

El propio gobernador chaqueño intentó bajar el tono de la controversia. "Este es un partido democrático, que acepta los matices, no hay que dramatizar", expresaron ayer muy cerca del mandatario, que en los últimos días llamó a una "depuración" del padrón partidario, y avanzó en una declaración de apoyo a Kirchner, finalmente frenada por los grupos opositores.

Lo cierto es que las divisiones están claras: los "leales" a Rozas y a Moreau acusan de "traidores" a Iglesias y a Castillo, mientras que otros dirigentes, como el senador Rodolfo Terragno, Jesús Rodríguez y Federico Storani, harán pública esta semana su pedido de renuncia contra el chaqueño, a quien culpan por el "desastre electoral".

"La pelea de fondo es quién se queda con la presidencia" de la UCR, confió a LA NACION un experimentado dirigente del centenario partido.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.