El Gobierno deja la puerta abierta para que Bolsonaro esté en el G-20