Opinión. Sin datos no es posible debatir las políticas