Sin ideas menemistas, el PJ llevó un mensaje de apoyo a la concertación

El Consejo Nacional del peronismo no habló de dolarización; comprometieron un aval a Duhalde
El Consejo Nacional del peronismo no habló de dolarización; comprometieron un aval a Duhalde
(0)
23 de enero de 2002  

La histórica pelea entre el presidente Eduardo Duhalde y el ex mandatario Carlos Menem ayer tuvo una tregua. En contra de todas las previsiones, la representación del Consejo Nacional del PJ llegó a la sede de Caritas para participar de la mesa de concertación convocada por el Gobierno, la Iglesia y las Naciones Unidas y comprometió su aval a las medidas económicas que tome el Presidente.

El encuentro estuvo lleno de gestos de distensión. El primero de ellos fue la ausencia de menemistas puros como Eduardo Menem y Eduardo Bauzá, a pesar de que se los esperaba en la reunión. En su reemplazo, y acompañando al gobernador de La Pampa, Rubén Marín que fue en calidad de vicepresidente del PJ, estuvieron los jefes de las bancadas peronistas en el Congreso: el senador José Luis Gioja y el diputado Humberto Roggero.

En este contexto, el PJ se comprometió a avalar las medidas que tome el gobierno de Duhalde en materia económica y social, al tiempo que tomó distancia de las iniciativas de Menem, titular del partido, que pide una dolarización total de la economía.

El segundo dato llamativo de la reunión fueron los temas tratados en la hora y media que duró el encuentro.

"No se habló de Carlos Menem ni de dolarización", dijo a LA NACION Gioja, al término de la reunión en la sede de Caritas.

Marín fue aún más allá de esas expresiones: "Las declaraciones de Menem me parecieron inoportunas... no las comparto", sostuvo, en alusión a los dichos del ex presidente que calificó a Duhalde de "inepto".

Como para que no quedaran dudas de su sinceridad, Marín agregó que "tenemos algunos criterios divergentes, pero estoy seguro de que en los próximos días nos pondremos de acuerdo".

Varios de los asistentes a la reunión confirmaron que el tono fue más que amable. Mientras tomaban café y probaban galletitas surtidas, los participantes debatieron sobre temas de coyuntura, como la revitalización institucional, la desocupación y el corralito financiero.

Monseñor Juan Carlos Maccarone, uno de los principales promotores de la mesa de Diálogo Argentino, exhortó a los representantes del PJ a "optar por el bien común", y "dejar de lado los intereses personales" para sacar al país de la crisis.

Conformidad

Al finalizar la reunión, todos quedaron conformes. El propio diputado José María Díaz Bancalari, hombre de Duhalde en el llamado Diálogo Argentino se ofreció a llevar a Roggero al Congreso.

La reunión con los justicialistas fue el final de una jornada intensa. Por la mañana, pasaron por Esmeralda al 100, sede de las Naciones Unidas, los representantes locales del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Banco Mundial (BM).

Según explicaron los obispos, el representante FMI, Gilbert Terrier, y el del BM, Ariel Fiszbein, comprendieron la profundidad de la crisis y se mostraron dispuestos a colaborar. Fiszbein comentó, además, que están avanzadas las tratativas para un préstamo de 500 millones de dólares destinados a planes alimentarios y salud.

Cerca del mediodía estuvo la titular de Ctera, Marta Maffei, y por la tarde se desarrollaron, en forma simultánea, reuniones con el Grupo de Acción Política, la Coordinadora de Actividades Mercantiles (CAME) y los integrantes del Consejo Empresarial Argentino, liderados por Manuel Sacerdote, titular del BankBoston, y Eduardo Elsztain, dueño del grupo IRSA.

Estos últimos definieron la reunión como de diagnóstico sobre la situación social, y plantearon alternativas para evitar enfrentamientos entre distintos sectores.

"Necesitamos una moneda que funcione, para que la industria y el comercio empiecen a trabajar", dijo Sacerdote.

El diálogo por la concertación seguirá hoy con la visita del titular BID, Enrique Iglesias, y representantes del Movimiento de Integración y Desarrollo (MID).

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.