Las PASO, un sistema competitivo, pero con riesgos para los líderes

A diferencia de 2011, este año definirán pujas clave, aunque la tensión interna que causan puede afectar a los presidenciables
Nicolás Balinotti
(0)
20 de abril de 2015  

Las elecciones primarias, en algunos pocos casos, dejarán de ser una suerte de gran encuesta, como lo fueron en 2011, durante su primer año de implementación. Esta vez, a nivel nacional y en algunos distritos clave, como la provincia y la ciudad de Buenos Aires, las primarias abiertas simultáneas y obligatorias (PASO) ganarán en oferta y competitividad, a pesar de volverse un arma de doble filo para los líderes partidarios.

Hace cuatro años, en las PASO nacionales, cada fuerza electoral presentó una sola fórmula presidencial. No había competencia interna. Por entonces, Cristina Kirchner determinó su reelección en esa instancia (obtuvo el 50,24% de los votos) e hizo de los comicios generales un trámite en el que sólo era cuestión de apostar por cuántos puntos de ventaja ganaría.

Hoy, las elecciones primarias del 9 de agosto, acorde con su espíritu, resolverán la disputa interna de algunos espacios para definir su mejor candidato para la pelea de fondo del 25 de octubre.

Aunque, en el primer vistazo, surge una diferencia: hasta ahora, el Frente para la Victoria (FPV) es el único sector que tendrá internas partidarias genuinas, con precandidatos de una misma fuerza política. Habrá que esperar lo que resuelva la izquierda. Pero no sucederá lo mismo con el frente opositor que conformaron Pro-UCR-Coalición Cívica, donde diferentes partidos autónomos convergen en un frente común. Y tampoco será lo mismo en el caso de que el Frente Renovador selle una eventual alianza con sectores del PJ disidente.

Alianzas electorales

"Es cierto que habrá más competitividad en las PASO, pero si no la hubiera, serían una farsa. Existen acuerdos provinciales que no se replican a nivel nacional. Pero la competencia no es garantía de que cualquier coalición electoral prospere en el futuro. Algunas alianzas son netamente electorales: no hay un programa político común ni acuerdos parlamentarios. Así, hay riesgos de que se vuelva al presidencialismo de cooptación", advierte la socióloga e investigadora del Conicet Liliana De Riz.

Sus expresiones apuntan directamente al acuerdo que anudaron Mauricio Macri, Ernesto Sanz y Elisa Carrió, quienes aún no exhibieron una plataforma común de gobierno en caso de que alguno de los tres llegue a la Casa Rosada.

El politólogo Javier Zelaznik reflexiona sobre dos efectos de las PASO. "Suelen reducir el poder de los líderes, a la vez que aumentan la autonomía de los candidatos", enumera el docente de la Universidad Di Tella. Y agrega: "En las primarias muy divisivas, en las que diferentes candidatos se enfrentan de manera muy violenta o descalificadora, muchas veces es difícil cerrar las heridas en el plazo que hay entre las primarias y la general, lo que suele perjudicar electoralmente a los partidos".

El argumento de Zelaznik puede ser una señal de alerta para el FPV, cuya interna entre los aspirantes por la sucesión de Cristina Kirchner tuvo picos de tensión, con los ataques retóricos casi siempre apuntando hacia un mismo blanco: Daniel Scioli.

Pero también supone un aviso para Pro, la fuerza de Macri, que, a partir de su disputa interna por retener la ciudad de Buenos Aires, sufrió una impensada fractura en su equipo. El gabinete porteño está hoy dividido entre los que respaldan a Gabriela Michetti y los que se encolumnaron detrás de Horacio Rodríguez Larreta, el elegido del jefe de gobierno.

"En términos simbólicos, no sería bueno para Macri iniciar el año electoral con una derrota en el distrito que es más fuerte y donde está el centro de Pro", advierte Zelaznik, un estudioso de procesos electorales en el país y en la región.

El politólogo Rosendo Fraga aporta otra mirada. "No debería implicar un riesgo sistémico. Al líder, que debería arbitrar entre sus candidatos, lo puede fortalecer o debilitar la competencia. Sí es cierto que quien afronta un riesgo mayor es Macri, por la interna en la Capital. Mientras que la Presidenta es semineutral: no dice nada, pero otorga fotos con los candidatos kirchneristas", distingue Fraga.

Abundancia de candidatos

La competencia interna también podría poner en apuros al Frente Renovador de Sergio Massa en el distrito donde radicaría su mayor poder: la provincia de Buenos Aires.

De la abundancia de precandidatos, redujo la disputa a un mano a mano entre Darío Giustozzi y Francisco de Narváez. Felipe Solá, uno de los frustrados aspirantes, advirtió que no sería parte de un eventual gabinete del "Colorado", su viejo aliado electoral en 2009. En este espacio surge otra ironía: hace dos años, De Narváez enfrentó en las urnas a Massa, de quien decía que era "lo mismo que el kirchnerismo".

A nivel provincial también creció la cantidad de provincias que tendrán PASO competitivas.

Aquí hay una explicación: el límite a los mandatos eternos. "En el país la tasa de reelección es alta: nueve de cada diez gobernadores logran ser reelegidos. Pero cuando no pueden competir por otro período se abre un campo de incertidumbre y hay riesgo de derrota", argumenta Miguel De Luca, miembro de la Sociedad Argentina de Análisis Político y docente de la UBA.

Triunfo del peronismo en Corral de Bustos

  • CÓRDOBA.- Roberto Pacheco, secretario de Gobierno municipal, fue elegido intendente de Corral de Bustos por el justicialismo. Se impuso a Alejandro Caccarini, candidato del partido Es Posible, una alianza entre el macrismo, la UCR y el juecismo. Tercero fue Oscar Volpini, avalado por los hermanos Rodríguez Saá. Para el peronismo delasotista, la elección era importante porque era la primera que ponía en juego una intendencia. Para la alianza, el valor estaba dado porque Corral de Bustos está en el departamento Marcos Juárez, en cuya ciudad cabecera surgió el consenso entre las tres fuerzas.
  • Los líderes de la alianza no estuvieron en el cierre de campaña, abocados a las negociaciones de las listas legislativas, que todavía no lograron consensuarse. La idea era para presentarlas junto con la fórmula Oscar Aguad-Héctor Baldassi, que competiría en la provincia contra la de Juan Schiaretti-Martín Llaryora.

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.