Contundente victoria de Larreta para que Pro se consolide en la Ciudad

El jefe de gabinete porteño derrotó por casi 10 puntos a Michetti; el triunfo fue capitalizado por Macri, quien apostó por él en la interna; Lousteau fue el tercer precandidato más votado y superó al camporista Recalde; el FPV retrocedió con fuerza
Laura Serra
(0)
27 de abril de 2015  

Horacio Rodríguez Larreta, actual jefe de gabinete de la ciudad y delfín político de Mauricio Macri, se consagró ayer en las elecciones primarias de la Capital como el candidato de Pro a competir por la jefatura de gobierno en las elecciones generales del 5 de julio próximo. Con una diferencia de casi 9 puntos sobre su rival en las primarias, Gabriela Michetti, el triunfo de Rodríguez Larreta en la Capital confirmó a Macri como líder indiscutido de su espacio al lograr que su jugada -tan arriesgada como polémica- de haber bendecido a su jefe de gabinete en detrimento de la senadora, resultara exitosa.

Anoche, con el resultado parcial del escrutinio -la demora en la difusión oficial de los datos fue escandalosa-, Macri se potenció como candidato opositor al kirchnerismo en la carrera presidencial. En efecto, con el ... de los votos escrutados, Pro se alzaba con el .... por ciento de los sufragios, si se contabiliza el total de votos que cosecharon Rodríguez Larreta y Michetti. Si Pro logra proyectar esta tendencia en la primera vuelta de julio próximo, quedaría cerca de evitar un ballotage.

En la Capital-que concentra el 8,1% del padrón y es el cuarto distrito elctoral- sólo hay segunda vuelta si ninguno de los candidatos alcanza la mayoría absolutoa de los votos.

"Esta transformación recién empieza y no sólo en la ciudad: hay que llevarla a todo el país, que espera otra forma de hacer política", exclamó un Macri eufórico en su traje de candidato presidencial. Lo rodeaba su gabinete y una nutrida militancia que lo aclamaba. "¡Se siente, se siente, Macri Presidente!", eran los cánticos que resonaban en el búnker instalado en Costa Salguero.

Otro de los datos salientes de la jornada electoral de ayer fue el triunfo de Energía Ciudadana Organizada (ECO) y de su candidato, Martín Lousteau, sobre el kirchnerismo. Lousteau no sólo resultó ser el candidato opositor más votado en la ciudad; su espacio, al que apoya el radicalismo y la Coalición Cívica de Elisa Carrió, se ubicó segundo en el podio detrás de Pro. De esta manera logró relegar al tercer lugar al Frente para la Victoria (FPV), que llevará como candidato a Mariano Recalde, el ganador en la primaria de su espacio. El presidente de Aerolíneas Argentinas y uno de los conductores de La Cámpora había sido el bendecido por la presidenta Cristina Kirchner para pelear en la ciudad.

Además de perfilar las principales candidaturas, las elecciones primarias de ayer dejaron fuera de juego a varios postulantes que no alcanzaron el piso del 1,5% de los votos para competir el 5 de julio próximo. De hecho, de las 31 listas que compitieron ayer, sólo cinco quedarán en carrera.

Uno de los que no llegó a ese umbral fue Guillermo Nielsen, el postulante elegido por Sergio Massa para la ciudad. Massa, candidato presidencial del Frente Renovador y principal adversario de Macri en la carrera hacia octubre, prefirió celebrar el triunfo de su aliado y candidato a gobernador de Neuquén Guillermo Pereyra (Movimiento Popular Neuquino), antes de aparecer anoche por el búnker porteño del Frente Renovador. Con la resonante victoria de Rodríguez Larreta y de Macri en la Capital, no tenía demasiados motivos para celebrar.

En la izquierda, en cambio, sí hubo festejos: Miriam Bregman, del Frente de Izquierda de los Trabajadores (FIT) se alzaba con el 2,2% de los votos, porcentaje que lo consolida como cuarta fuerza en la ciudad para competir el 5 de julio. Detrás de ella se ubicaba Luis Zamora, de Autodeterminación y Libertad, con el 1,97% de los votos.

Alegrías y tristezas

En líneas generales, la jornada electoral transcurrió tranquila y sin demasiados inconvenientes. Salvo la inexplicable demora en la difusión del recuento de votos por la página web del gobierno de la ciudad, que nunca funcionó.

En el búnker de Pro, la ovación mayor se la llevó Macri y su fiel ladero Rodríguez Larreta. "Lo más importante es que ganó el Pro, ganó el diálogo, ganó el futuro", exclamó el jefe de gabinete macrista, quien dedicó también elogios a su rival en la interna. "Gaby, vos sabés que te valoro y te aprecio muchísimo", dijo. Sin embargo, prefirió no adelantar qué espacio le destinará a la senadora en su campaña. Macri también fue lacónico al respecto y prácticamente la soslayó al momento de los festejos. El líder de Pro nunca le perdonó a Michetti su "rebeldía" de enfrentarse con Rodríguez Larreta por la herencia de la ciudad.

La senadora buscó mostrarse entera frente a la derrota. En su entorno predominaban las caras largas. "Me siento muy orgullosa de lo que hemos logrado. Yo podría haber elegido un camino tal vez más fácil, pero elegí el que para mí era el correcto y de mis convicciones", sostuvo, y enfatizó: "No salgo dolida en absoluto. Respeto las decisiones que tomó cada dirigente de mi partido".

En otro rincón de la ciudad, en Palermo, Lousteau, Carrió y Ernesto Sanz, jefe de la UCR y candidato presidencial, festejaban por partida doble el desempeño electoral de Lousteau y la derrota del kirchnerismo. "Me da pena Aníbal [Fernández] -ironizó Carrió-. Los candidatos ya consolidados son el candidato del PRO y Martín Lousteau como candidato en segundo lugar. Muy lejos está el presidente o no sé qué de Aerolíneas".

Más tarde, Lousteau apareció en escena. "Queremos agradecer a quienes con su voto nos dieron una enorme dosis de confianza. Somos plenamente concientes de que debemos honrar ese compromiso y que lo vamos a hacer", aseguró el candidato de ECO, cuya estrategia será ahora captar a los votantes de Michetti para intentar llevar a Rodríguez Larreta a un ballotage.

Muy lejos de los festejos estuvo el kirchnerismo porteño, que sufrió un duro golpe al quedar relegado al tercer lugar. Se había ilusionado con erigirse en la primera fuerza opositora en la Capital; las encuestas le auguraba un buen desempeño. Sin ir más lejos, no habían pasado dos horas del cierre del comicio que ya desfilaban por el búnker kirchnerista, dispuestos a festejar, los principales ministros del gobierno de Cristina Kirchner y los dos precandidatos presidenciales, el gobernador bonaerense Daniel Scioli y el ministro del Interior, Florencio Randazzo.

"Tarde o temprano va a haber un cambio en la ciudad de Buenos Aires. Tenemos tiempo, tenemos paciencia y convicciones", enfatizó Recalde, en un esfuerzo vano por entusiasmar a una militancia que, con caras largas, se retiraba del NH Tango sin demasiada ilusión.

Los datos centrales que dejó la jornada

  • Pro ratificó su dominio en la ciudad con una cantidad de votos que, de repetirse en la general del 5 de julio, lo dejaría cerca de evitar el ballottage
  • Rodríguez Larreta le ganó a Michetti y se encamina a ser el heredero de Macri. Saldó, así, la interna más añeja de Pro y dejó en sombras el futuro político de la senadora
  • Lousteau se quedó con el tercer lugar entre los candidatos más votados y superó con amplitud a Ocaña. Logró que ECO se transformara en la segunda fuerza y alimenta la ilusión de polarizar con Pro en las elecciones generales
  • El FPV volvió a quedar en tercer lugar, pese a contar con siete candidatos. Recalde se impuso por amplio margen en el frente interno, pero individualmente tuvo un desempeño modesto
  • El massismo hizo una muy mala elección y la izquierda tuvo una performance parecida a 2013, afectada por la división

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.