Sinagra, clave para la liberación