Sobreseen a Uberti en el caso de la valija de Antonini

Era el único ex funcionario imputado en la causa por el ingreso de US$ 800.000 al país
(0)
8 de junio de 2012  

La Cámara de Apelaciones en lo Penal Económico sobreseyó ayer a Claudio Uberti , el ex funcionario que estaba acusado en el caso por el escándalo de la valija con 800.000 dólares que ingresó al país, sin declarar, el venezolano Guido Alejandro Antonini Wilson en agosto de 2007.

Uberti era el interventor del Organismo de Control de Concesiones Viales (Occovi) y viajaba en el vuelo privado en el que ingresó la valija. Apenas llegó el avión y se descubrieron los dólares, llamó al entonces presidente Néstor Kirchner (cuando hizo la primera llamada eran las 7.58) y esa misma mañana se reunió con él en la residencia de Olivos, según admitió a la Justicia el propio Uberti, el único funcionario del Gobierno imputado en la causa. Tenía a su cargo muchos de los negocios de la Argentina con Venezuela, a punto tal que se lo señalaba como el "embajador paralelo" ante el gobierno de Hugo Chávez.

Ayer, la Justicia entendió que su caso estaba prescripto. Llevaba años investigado en esta causa y su defensa le había pedido al juez Marcelo Aguinsky que lo sobreseyera. El magistrado rechazó aquella solicitud el 5 de diciembre pasado, pero el abogado de Uberti apeló y ahora la Sala B de la Cámara le dio la razón, informaron a LA NACION fuentes con acceso al expediente.

En su apelación, el abogado defensor, Diego Pirota (que ahora defiende también al vicepresidente Amado Boudou), había afirmado que el delito que se le imputaba a Uberti era "lavado de dinero" y había sostenido que estaba prescripto a raíz de una reforma penal por la cual se suprimió la agravante que preveía la ley para cuando el autor del delito fuera un funcionario público. Con esa modificación, la pena máxima para esta figura se redujo a tres años, al igual que el plazo de prescripción.

"Estamos frente a un caso en el que resulta evidente el desinterés de la sociedad por la punición de la conducta, toda vez que la norma que la sancionaba ha sido derogada por una nueva ley sancionada por el Congreso de la Nación en fecha 21 de junio de 2011", afirmó Pirota. La fiscal María Luz Rivas Diez, en cambio, se opuso al cierre de la causa.

El juez de primera instancia sostuvo entonces que la investigación no se encontraba "completa" ni tampoco prescripta y solicitó a la Cancillería que tomara las medidas necesarias "para obtener una más pronta respuesta" a los pedidos cursados a Estados Unidos y Venezuela para las extradiciones de Guido Alejandro Antonini Wilson, Diego Uzcátegui Matheus (que era el gerente general de la petrolera estatal venezolana, Pdvesa) y su hijo, Daniel Uzcátegui Specht, que tenía 18 años y era uno de los pasajeros del vuelo.

Aguinsky había sostenido que la investigación debía continuar por la figura del contrabando agravado, y había advertido que la del lavado "se encontraría lisa y llanamente prescripta". La defensa de Uberti cuestionó esto: invocó varios antecedentes recientes de la Sala B de la Cámara y advirtió que en casos similares había establecido que el delito a investigar era el de lavado de dinero y no el de contrabando.

El caso de la valija generó un gran escándalo, tanto en Venezuela como en la Argentina, y durante un juicio en Miami surgieron indicios de que el dinero de la valija podría haber estado destinado a solventar gastos de la campaña presidencial de Cristina Kirchner. No obstante, la investigación tuvo muchos inconvenientes para avanzar y el caso nunca tuvo detenidos ni procesados.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.