Solá criticó el incidente de Junín

Calificó de "gravísimo" el ataque a la casa de la legisladora
(0)
26 de enero de 2002  

LA PLATA.- El gobernador de la provincia de Buenos Aires, Felipe Solá, calificó ayer como "gravísimo" el incidente ocurrido en Junín frente a la casa de la diputada del PJ Mirta Rubini, y garantizó que "no habrá ningún grado de protección ni impunidad" mientras él gobierne.

Consultado por LA NACION sobre los hechos suscitados el miércoles último, el mandatario dijo: "Es complejo, porque existe el derecho de protestar, y hacerlo frente a la casa de alguien, si se trata de una personalidad pública. Pero esa protesta tiene que ser pacífica". Durante una conferencia de prensa brindada ayer en la Gobernación, Solá consideró que hay una suerte de caza de brujas contra los políticos e instó a no generalizar las críticas contra la clase política.

Sostuvo, además, que se puede entender que "exista una especial inclinación a protestar y a indignarse frente a quienes no han cumplido con su papel de cabales representantes de la comunidad a la que pertenecen, pero -agregó- no podemos admitir que se tiren piedras o se insulte".

Por último, juzgó que "no se pueden tirar piedras contra una casa y, mucho menos, lo que es más grave, que se conteste con un arma de fuego y se ponga en riesgo la vida de alguien desde adentro de la casa de una legisladora que representa al pueblo; eso es gravísimo".

En las últimas horas, varios dirigentes políticos opinaron.

El vicepresidente del bloque de diputados justicialistas, Jorge Obeid, expresó su "condena en forma contundente" a los incidentes ocurridos y dijo que repudia "cualquier hecho de violencia que afecta tanto la destrucción de la propiedad como la vida de una persona".

En tanto, el secretario general del bloque radical de Diputados, Mario Capello, dijo estar "muy preocupado no sólo por el grave hecho ocurrido en Junín, sino por todos los episodios que se registran en el país, que nos pueden llevar a una confrontación sin límites, a una anarquía".

La diputada del ARI Marcela Bordenave estimó que "la gente está con mucha bronca y no distingue entre políticos buenos y malos, aunque critica con dureza a los partidos mayoritarios, pero no se puede derivar en hechos de violencia como los sucedidos en Junín".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.