"Solamente transmití lo que la gente pedía a gritos", dijo Patti

El candidato a gobernador revela por qué atacó al entorno de Menem y fracasó
(0)
8 de mayo de 2003  

Luis Patti tiene en mente sólo dos ideas en estos días y, no importa qué pregunta se le atraviese, responde con ellas. La primera es que Carlos Menem debe alejarse de los hombres desprestigiados de su entorno (o, mejor, ellos alejarse de él); la segunda, que Menem no tiene fiscales suficientes para el ballottage y, por eso, debería renunciar a su candidatura.

Patti, ex policía, intendente de Escobar, candidato a gobernador por la provincia de Buenos Aires, menemista declarado al que Menem ha calificado como "gran amigo", comenzó a tener estas ideas la semana pasada, cuando el ex presidente y actual candidato rechazó sus condiciones para hacerse cargo de la campaña para el ballottage en la provincia de Buenos Aires.

Desde entonces protagoniza un enfrentamiento público con el entorno menemista que no es más violento porque pocos decidieron responderle. El bonaerense Alberto Pierri lo llamó "torturador" y "represor", para probar que carecía de la autoridad moral para cuestionarlo. Menem comentó que Patti se había "excedido".

¿Qué pasó entre la decisión de entregarle la conducción de la campaña en la provincia de Buenos Aires, el distrito electoral más importante del país, que el domingo 28 fue esquivo a Menem, y este escándalo?

La versión de Patti coincide, en un punto, con la que ofreció a LA NACION un hombre muy cercano a Menem: aquél reclamó una cifra que al candidato le resultó desmesurada.

En su modesta oficina de la Municipalidad de Escobar, Patti dijo ayer a LA NACION que la plata que pidió a Menem y a su candidato a vicepresidente, Juan Carlos Romero, en la reunión que mantuvieron el lunes 29, era para "el sándwich y la reglita" de los fiscales propios.

"Cuando me propusieron hacerme cargo de la campaña, dije que los militantes, que ganan 200 pesos, no tengan que ir a comprarse la reglita (se refiere a la regla con que los fiscales se ayudan para subrayar el padrón, que no está incluida en el kit que la justicia electoral entrega a los presidentes de mesa), y se manejen con los sándwiches, porque no tienen ni para comer. Dije: "No les paguen, pero denles el sándwich y la reglita"."

Pidió, también, según dijo, que la campaña nacional se unificara "en una sola persona" y que hubiera "renovación" del entorno menemista. "Después de eso, el doctor Romero, con mucho respeto, me ha dicho que no lo habían aceptado y creo que fue un error -lamentó-. Se va a analizar después de las elecciones quién tenía razón."

-Menem dijo de quienes auguran que va a renunciar al ballottage que están "borrachos". ¿Usted estaba borracho cuando lo dijo?

(Solemne) -Absolutamente no. No tomo. En mi vida estuve borracho (sonríe). Menem es un hombre al que le gusta dar batalla.

-Usted dijo que Menem debía renunciar al ballottage por la "inminente posibilidad de fraude". ¿Está acusando al Gobierno?

-Los fraudes no se producen en el Ministerio del Interior ni en la justicia electoral sino por sustracción sistemática de boletas. En esta elección, ¿quién puede dudar que donde no hay fiscales hay ausencia de boletas en el cuarto oscuro? Lo deben haber sufrido Menem, López Murphy, Carrió... todos los que no tuvieron fiscales. A la gente le da vergüenza salir y reclamar boleta. Termina votando a cualquiera. Me dirá que no es cierto; bueno, haga una prueba y verá que de diez personas que entran al cuarto oscuro y no encuentran la boleta, tal vez menos de una reclama. Hay nerviosismo cuando se entra al cuarto oscuro, mucho más si se tiene que pedir la boleta.

-¿Dice que hay un plan para que no haya boletas o que ocurre por default, es decir que cuando no hay fiscales ocurre siempre?

-Es parte de la cultura política, pero también es parte de una organización de punteros y referentes. Yo he dicho que si hay seguridad de que existe fraude en las elecciones, si hay posibilidad de comprobarlo, se le agrega voto cadena y documentos falsos, no se puede convalidar yendo a una elección en esa situación.

-Pero la semana pasada se vio por televisión a un "puntero" menemista involucrado en ese tipo de maniobras.

-Más que con el documento, el fraude se produce cuando no existen los fiscales. Ahora, ¿Menem va a tener los fiscales suficientes en el ballottage? Yo creo que no. Va a tener menos que en la primera vuelta, porque hay una estructura montada que no le va a dar los fiscales necesarios.

-¿No cree que Menem va a hacer todo lo posible para tener fiscales?

-Bueno, hoy, por los datos que yo tengo, no tiene fiscales suficientes.

-¿Cree que es por la impresión extendida de que va a perder?

-Bueno, ya ha ganado la elección el doctor Menem. Si hubiese hablado de renovación antes de las elecciones hubiese ganado por más margen. Hubiese ganado Buenos Aires. Todavía tiene tiempo de hacer renovaciones. Creo que le queda un día más. Si no, realmente es difícil.

-Pero, ¿no cree que el entorno es un reflejo del líder?

-Eso no significa que no podía hacer una renovación, si entendía el mensaje que le daba la sociedad. La sociedad cuestionaba más al entorno que a Menem.

-Usted pidió el alejamiento de tres personas, Eduardo Bauzá, Alberto Kohan y Alberto Pierri.

-Creo que son un símbolo... Le aclaro que esto no es nada personal contra ninguno de ellos. Lo he transmitido, inclusive, a la gente interesada. Se lo he dicho al doctor Bauzá, por quien tengo un gran respeto, y también a Pierri se lo he mencionado.

-¿Y qué le dijeron?

-No... Que ellos estaban dispuestos a renunciar. Despues, qué pasó, no sé.

-¿Coincide en que el ballottage será un plebiscito sobre Menem?

-La gente, es cierto, está enojada con Menem. Pero está aún más enojada con el entorno. Si hubiese habido cambio, más gente de la que creemos hubiese votado a Menem.

-¿No cree que Menem no se deshace de su entorno porque es la gente en la que confía?

-Es una buena pregunta para hacerle a Menem. Yo simplemente transmití lo que la gente pedía a gritos.

-Pero usted no cree que Menem vaya a renunciar.

-Si es por Menem, me parece que no. Es difícil que lo haga.

-El tema de los fiscales tiene relación directa con los recursos económicos. A Menem no le faltan.

-No todo es plata en la campaña. Salvo la plata para que el fiscal tenga su reglita, tenga su sandwich, tenga todo ahí.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.