Solicitan protección para Laura Muñoz

Es por las amenazas recibidas por la ex esposa de Vandenbroele
(0)
2 de noviembre de 2013  

Durante meses, la defensa de Alejandro Vandenbroele procuró debilitar e incluso eliminar de la investigación penal el testimonio de su ex esposa, Laura Muñoz. Para eso, intentó poner en duda su salud mental ante la prensa, mientras que en el expediente pidió que se nulificara por el vínculo matrimonial.

El fallo de Casación cerró la puerta para ambos argumentos. Por un lado, porque consideró que ese vínculo marital era ya inexistente para cuando ella declaró en el expediente penal. Por el otro, porque les otorgó validez a su testimonio en sí y a las amenazas y agresiones que Muñoz denunció durante años.

"Corresponde poner especialmente de resalto la seriedad, gravedad y verosimilitud de las amenazas y agresiones que la Sra. Laura Muñoz estaba recibiendo de parte del Sr. Alejandro Vandenbroele", destacó uno de los camaristas, Juan Carlos Gemignani, que a su vez basó en ese duro cuadro "el estado espiritual que experimentaba [Muñoz] al momento de decidir dar a publicidad lo que conocía sobre los hechos".

Si quedaban dudas sobre su visión, Gemignani las disipó en el párrafo siguiente. Ese mismo contexto, sostuvo, explica por qué considera que habló Muñoz. "Conseguir por la vía de la exposición pública de su situación alguna protección frente a tan serias y persistentes agresiones y amenazas, atribuidas además a un grupo que en consideración al cargo público ostentado por uno de sus integrantes", es decir, Amado Boudou, "podía razonablemente asignársele una capacidad operativa de significativa trascendencia" para dañarla a ella o a sus hijos.

Por eso, Gemignani le pidió al juez federal que investiga el "caso Ciccone", Ariel Lijo, que "arbitre los medios necesarios para brindar a la testigo [por Muñoz] y sus hijos máxima seguridad". En particular, insistió el camarista, desde que "uno de los integrantes del grupo al que la testigo asocia a la actividad de su marido era, a la época de las declaraciones, el vicepresidente de la Nación".

Ese "grupo" sería, según el testimonio de Muñoz y refrendado por distintas pruebas incorporadas a la causa penal, integrado por Vandenbroele, Boudou y su íntimo amigo y único socio comercial al que el vicepresidente reconoce como tal, José María Núñez Carmona.

"Lo que él [por Vandenbroele] me dijo es que ellos necesitaban un abogado de confianza", testificó Muñoz, según recordó ayer Casación en el fallo. "Que Boudou les daba los negocios y Núñez Carmona era una especie de emisario, así que todo lo que él hiciera tenía que hablarlo con Núñez Carmona." Ese vínculo quedó expuesto, también, por los pasajes y estadías que Vandenbroele les pagó, a través de The Old Fund, a Núñez Carmona y sus amigos en distintas partes del mundo, como así también al hermano, a la cuñada, al sobrino y al jefe de Gabinete de Boudou.

Ahora, tras el fallo, más evidencias de los nexos entre Boudou, Núñez Carmona y Vandenbroele podrían surgir de las computadoras secuestradas en la casa que compartieron este último y Muñoz. También del cruce de las llamadas.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.