Suscriptor digital

Sólo en off

Menem prefiere como aliado a De la Sota
(0)
20 de marzo de 2000  

  • Menem eligió aliado. En el entorno de Carlos Menem se asegura que el ex presidente ya optó por un aliado: José Manuel de la Sota.
  • Entre Carlos Ruckauf, Carlos Reutemann y De la Sota, el gobernador cordobés es el que congenia mejor con Menem y al parecer hicieron acuerdos muy firmes. Ambos se ayudarán mutuamente; y cuando se acerque 2003, se verá quién va primero y quién segundo.

    De la Sota, después de todo, fue el dirigente justicialista de peso que dio lugar a la última maniobra reeleccionista de Menem, durante el verano 1998/1999, con una presentación judicial que, luego de mantener en vilo a la clase política, fracasó con todos los honores.

    Pero los mandatarios del PJ agrupados en el Frente Federal Solidario no ven bien esa preferencia del ex presidente de la Nación. El grupo, afirman, impondrá condicionamientos.

    * * *

  • Cavallo, candidato del PJ. Esa misma liga de gobernadores del interior le reclamará hoy a Menem que deponga sus caprichos y despeje el camino para que el PJ nacional se encolumne en la Capital Federal detrás de la fórmula de Encuentro por la Ciudad, que integran Domingo Cavallo y Gustavo Beliz. El grupo definiría hoy esa política para colocar al PJ "en situación ganadora".
  • Si los gobernadores del PJ se ponen hoy de acuerdo, en la Casa de San Luis, mañana, una delegación intentará convencer a Raúl Granillo Ocampo de que deponga su candidatura metropolitana por el PJ.

    El ex ministro de Economía tiene buen entendimiento con esos gobernadores, pero pondrá un solo límite: Menem. "Si esto es una jugada de Menem para pegarse, Cavallo la rechazará", dijo un allegado al candidato de Encuentro por la Ciudad.

    Por su parte, Carlos Ruckauf, según sus íntimos, estaría de acuerdo con la renuncia de Granillo Ocampo y se encolumnaría detrás de Cavallo. Todo este camino fue abierto por Carlos Reutemann la semana última.

    * * *

  • ¿Mudanza bonaerense? Sus hombres de confianza aseguran que no es cierto, pero algunos estrategos frepasistas de la provincia de Buenos Aires dicen que se trata de una "carta de reserva". El supuesto cambio de domicilio del vicepresidente Carlos Alvarez es vox pópuli.
  • "Sólo ahora descubren que tiene la quinta en Ezeiza y por eso todos empezaron a tejer teorías", dijo refunfuñando uno de sus colaboradores más estrechos. Se refería a las versiones que indican que el vicepresidente estaría evaluando la posibilidad de mudar su domicilio a tierra bonaerense para competir por la gobernación de ese distrito en 2003.

    La idea es motorizada por un grupo de frepasistas que ve con cierta preocupación el fortalecimiento del radicalismo dentro de la Alianza y que teme por la pérdida de fisonomía del frente.

    * * *

  • Momento incómodo. Los senadores de la Alianza tuvieron que pasar por uno de los momentos más incómodos desde que son oficialismo: defender en el recinto a seis militares cuestionados por presuntas violaciones a los derechos humanos, por los que el presidente Fernando de la Rúa había pedido expresamente con el propósito de cuidar la relación con las Fuerzas Armadas.
  • El peronismo dejó a la Alianza sola en el recinto (apenas prestó número para dar quórum) y dejó en claro que el oficialismo era el responsable de promover estas mejoras en el escalafón militar. Algunos legisladores de la UCR ensayaron explicaciones : "Nadie puede dudar de nuestros valores", dijo José Genoud (UCR-Mendoza). "Asumo la responsabilidad de los votos afirmativos", agregó el jefe de la bancada, Raúl Galván (UCR-La Rioja).

    Sin embargo, todos por lo bajo admitieron que estos ascensos habían tenido un costo muy alto para la Alianza.

    Además, Genoud tuvo que recibir el jueves último en su despacho a otros dos militares cuestionados, Aldo Martínez Segón y Rafael Braga, que fueron a reclamarle porque sus pliegos no van a pasar por el filtro del Senado.

    La aprobación de estos pliegos trajó desavenencias en el bloque de la UCR y del Frepaso, ya que, por ejemplo, los senadores Leopoldo Moreau (UCR-Buenos Aires) y Pedro del Piero (Frepaso-Capital) se negaron a avalar la mejora para alguno de los militares.

    * * *

  • Macri, al Senado. El presidente de Boca Juniors, Mauricio Macri, podría ingresar en una repentina carrera política desde el año próximo. Es que en 2001 habrá una renovación plena en el Senado y las elecciones serán por voto directo. El empresario boquense podría presentarse en esos comicios por el PJ de la provincia de Misiones.
  • En rigor, podría ser el segundo de la fórmula. Integraría el binomio senatorial que encabezaría Ramón Puerta, diputado justicialista y ex gobernador de esa provincia.

    Los popes del justicialismo misionero salieron a "medir" a los dirigentes provinciales; Puerta y Macri son los dos mejor ubicados, según esos sondeos. Las citadas elecciones definirán el perfil de la Cámara alta de la segunda parte del gobierno de Fernando de la Rúa.

    No sólo eso: perfilarán la tendencia política con miras a las renovación presidencial de 2003. Como legado de su tierra, Macri es amigo de Puerta y de otro célebre misionero, aunque radical: Enrique "Coti" Nosiglia, ex ministro del Interior y actual secretario de Relaciones Institucionales de la UCR.

    Nosiglia tiene mucha influencia en el Gobierno, porque es aliado y operador político de De la Rúa.

    * * *

  • Vigilante. Las desavenencias en el bloque de senadores del PJ ya no se resuelven con amenazas de agarrarse a los tiros, con intercambios epistolares o con agravios verbales. Ahora, la modalidad pasaron a ser los regalos simbólicos.
  • Se dice que el senador Jorge Yoma (PJ-La Rioja) le envió a su par Augusto Alasino (PJ-Entre Ríos) una gorra de vigilante, ya que lo acusa de organizar operaciones políticas en contra de algunos integrantes de la bancada.

    El riojano habría envuelto el obsequio en una caja con papel celofán, con estampilla de La Rioja y una notita agradeciéndo a Alasino los servicios prestados. En el entorno del entrerriano niegan la existencia de este presente, aunque toman con humor lo que adjudican a un síntoma de debilidad política.

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?