Sólo las empresas de Brasil estarán a salvo, dijo Chávez

Se lo transmitió ayer a Lula; avanza con su programa de nacionalizaciones
Hugo Alconada Mon
(0)
27 de mayo de 2009  

CARACAS.-Y al quinto día, el presidente Hugo Chávez volvió a hablar sobre la profundización del modelo bolivariano que impulsa. Habló y sacudió otra vez la estantería hemisférica. Le prometió ayer al mandatario brasileño, Luiz Inacio Lula da Silva, que las compañías de su país pueden operar tranquilas en Venezuela, a diferencia de las argentinas, españolas, norteamericanas o mexicanas, entre muchas otras.

"Estamos en una fase de nacionalización de empresas en el país? menos las brasileñas", aclaró Chávez durante su reunión privada con Lula en la ciudad brasileña de Salvador, comentario que sólo trascendió gracias a un descuido. Los audífonos para escuchar a los traductores presidenciales quedaron abiertos y los periodistas pudieron escuchar los primeros minutos del diálogo. Hasta que los organizadores de la cumbre se percataron de lo que ocurría.

La diferenciación entre los activos brasileños y los del resto del mundo que trazó Chávez dejaron en el aire algunas dudas. La primera, sobre el asidero ideológico de las decisiones que adopta el líder venezolano en su "socialismo del siglo XXI", ya que viajó a Brasil para solicitar una ayuda financiera por más de US$ 4000 millones. La segunda, sobre los motivos por los cuales sí le avisó a Lula, pero no a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner cuando se reunieron en Buenos Aires y El Calafate, días antes de que ordenara nacionalizar empresas de Techint.

Las revelaciones de Chávez se agotaron allí porque los organizadores se percataron de su error y retiraron los audífonos de inmediato, pero ya era demasiado tarde. Horas después, el líder venezolano defendió su ofensiva contra empresas privadas y cargó contra la "prensa de derecha" que lo critica. "Las nacionalizaciones seguirán marchando", prometió.

La polémica alrededor de sus estatizaciones no llegó, sin embargo, hasta Caracas, donde comenzó el proceso formal de traspaso de las dos empresas que controla Techint en este país y una tercera en la que posee el 6,92% de las acciones.

Tenaris recibió las primeras notificaciones del proceso, firmadas por el ministro de las Industrias Básicas y Minería (Mibam), Rodolfo Sanz. Le informó sobre la creación de "comités de transición" y pidió su "colaboración" para llevar "a feliz término" las negociaciones. Pero evitó abordar la "compensación".

El único anticipo de Sanz sobre ese tema llegó cuando recorrió Tubos de Acero de Venezuela (Tavsa) y Materiales Siderúrgicos (Matesi). "Se empieza con una cifra base y, como en el caso de Sidor, puede darse un forcejeo", dijo Sanz, citando lo que ocurrió con Siderúrgica del Orinoco (Sidor), también de Techint. "Allá los argentinos pidieron US$ 8000 millones; sobre esa base nos dijeron que les tocaba US$ 4800 millones, pero al final la discusión terminó en US$ 1800 millones."

Sanz dijo que no habrá un pago único y al contado, sino que Venezuela saldará su deuda en cuotas, como comenzó a hacerlo ahora en Sidor. "La consideración es porque estamos conscientes de la crisis y sabemos que ningún Estado tiene para sacar recursos de una sola vez", argumentó, en cuyo caso, Techint buscaría obtener una "cláusula de indemnidad" para evitar perjuicios hasta completarse el pago.

En el texto de las notificaciones, sin embargo, el ministro fue más cauto. En dos carillas sólo indicó que el comité de transición determinará los patrimonios de las compañías, al igual que el del Complejo Siderúrgico de Guayana (Comsigua), en el que Techint posee el 12% de las acciones.

Las notificaciones se basaron en una estructura legal endeble. En vez de emitirse un nuevo decreto firmado por Chávez, Sanz citó el decreto 6058, con el que se negoció la estatización de Sidor hasta acordarse el pago de US$ 1970 millones. Esto, porque el funcionario interpretó que ese decreto abarca por extensión todo el proceso industrial ferrosiderúrgico, algo que analistas privados ponen en duda, aunque los ejecutivos de la compañía evitaron entrar en la discusión.

"Nosotros necesitamos un paraguas legal para avanzar, pero si ese decreto no es el indicado, el gobierno [de Hugo Chávez] emitirá otro decreto en 72 horas", indicó a LA NACION una fuente involucrada en el amanecer de las tratativas, tras el sacudón del anuncio estatizador del jueves pasado, en Guayana.

El presidente del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), Enrique Martínez, presenció ese anuncio de Chávez. No fue el único funcionario argentino presente. Lo acompañó Emilio Lobe, un colaborador suyo en el INTI, que trabaja en la embajada en Caracas, según confirmó LA NACION. Gestiona el intercambio de tecnología entre ambos gobiernos y colabora en la construcción de "plantas industriales socialistas" en Venezuela.

Claves

  • Cumbre en Brasil con Lula . Allí, el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, transmitió que profundizará la política de estatizaciones, pero no afectará a las empresas brasileñas.
  • Tenaris , del grupo Techint, recibió ayer las notificaciones de parte del gobierno venezolano del inicio del proceso de nacionalización de las tres compañías.
  • El pago será en cuotas . Lo mismo ocurrió con la estatización de Sidor, la siderúrgica nacionalizada en 2008, también de Techint.
  • ADEMÁS
    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.