"Solo les interesan los recursos neuquinos", cuestiona Gutiérrez

El gobernador Omar Gutiérrez, ayer, en el cierre de campaña
El gobernador Omar Gutiérrez, ayer, en el cierre de campaña Crédito: Hernán Zenteno
El gobernador, del MPN, critica a los candidatos apoyados por Cristina Kirchner y Macri
Alan Soria Guadalupe
(0)
9 de marzo de 2019  

NEUQUÉN.- Omar Gutiérrez carga sobre su espalda el peso de tener que mantener la hegemonía del Movimiento Popular Neuquino (MPN), que no perdió una elección a gobernador desde 1963. En una campaña nacionalizada como pocas veces y con encuestas que solo describen un escenario de paridad, sobre todo con el candidato del kirchnerismo, el jefe provincial subió el tono de sus discursos en el último tramo de la campaña para convencer a los indecisos y para dejar claro que, en esta elección , se debate la independencia de la provincia de la Casa Rosada. "Está en juego el destino de los recursos de Neuquén ", dijo el gobernador anteayer ante la militancia.

Consciente de que el futuro de Vaca Muerta se impuso como el principal debate de la campaña por lo que podrían hacer Ramón Rioseco (Unidad Ciudadana) y Horacio "Pechi" Quiroga (Cambiemos) en caso de ganar, Gutiérrez centralizó sus cuestionamientos a los "proyectos centralistas" que proponen sus adversarios, impulsados por Cristina Kirchner y Mauricio Macri . "Solo les interesan los recursos de los neuquinos", señaló en una reciente conferencia de prensa.

El buen vínculo que mantiene con el Presidente -el mandatario recibió al gobernador en Villa La Angostura durante sus vacaciones a principios de año, al igual que a Quiroga- convirtió a Gutiérrez en objetivo de críticas de los otros candidatos, que lo pusieron al mismo nivel que el postulante de Cambiemos.

El gobernador incluso se convirtió en una especie de premio consuelo para el gobierno nacional, que, preocupado porque pese al escenario parejo Quiroga aparece tercero en las encuestas, dio señales de apoyar a quienquiera que pueda garantizar la derrota del kirchnerismo. Focalizado en un discurso que evitó la nacionalización de la campaña, Gutiérrez evitó las comparaciones. Quizá por eso el gobernador no respondió a los pedidos de entrevista de LA NACION. "Mientras recorremos la provincia, ellos se la pasan en los aeropuertos esperando a sus jefes porteños, que les vienen a dirigir la campaña [...]. Los neuquinos daremos una muestra de independencia y libertad. No queremos ser regidos por mansos y obedientes delegados", dijo Gutiérrez días atrás.

La discusión nacional que se metió en la campaña a la gobernación no preocupa al MPN. En el partido de la "marea azul" -por el color que lo caracteriza- aseguran que la paridad que demostraron todas las encuestas en los últimos días no existe, pero que, si existiera, todos los sondeos muestran a Gutiérrez en primer lugar.

Al pedirles una proyección, en el MPN adelantaron que esperan terminar mañana ocho o nueve puntos por encima del segundo.

"No hay paridad. La mejor encuesta es la calle y nosotros no estamos parejos, el MPN está muy fortalecido. El resto no llega", había dicho Marcos Koopmann, el candidato a vicegobernador, a este diario minutos antes de subir al escenario del cierre de campaña donde Gutiérrez volvió a arremeter contra sus adversarios por "sacarse fotos" en Vaca Muerta cuando tiempo atrás "decían que no existía".

"Se viven días de participación democrática y el domingo [por mañana] vamos a tener una participación importante. Vamos a tener una concurrencia histórica. Lo que más les conviene a la provincia y a sus habitantes es que ratifiquemos que queremos seguir siendo nosotros quienes decidamos sobre nuestro futuro", arengó el gobernador.

El gobernador usó los últimos minutos de campaña antes del comienzo de la veda electoral para dirigirse a quienes todavía no definieron su voto y esbozó una especie de autocrítica a lo que fue su mandato al frente de Neuquén. "Sabemos que hay una amplia mayoría que nos acompaña y hay otros que dudan. A ellos quiero decirles que somos conscientes de que debemos redoblar el esfuerzo para estar a la altura de lo que esperan de nosotros", sostuvo.

Con un fuerte apoyo del sindicato de petroleros -que es el más poderoso de la provincia y responde al senador nacional del MPN Guillermo Pereyra-, Gutiérrez llega nuevamente a las urnas, donde se volverá a poner a prueba, además de su gestión, el poder de la estructura histórica que construyó el MPN a lo largo de los años. La elección determinará su capacidad de retener el poder o si por primera vez su partido no logra sortear la grieta y pierde el control de la provincia en manos de los candidatos que Macri y Cristina esperan usar para obtener un primer impulso simbólico en sus campañas presidenciales.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?