"Sólo tuvimos opiniones distintas acerca de asuntos históricos"

En Paraguay, Duhalde les restó importancia a sus diferencias con el Presidente
(0)
27 de abril de 2004  

ASUNCION.- En lo que constituyó un elocuente gesto conciliador hacia el presidente Kirchner luego de una semana de intensas fricciones, Eduardo Duhalde lanzó ayer en esta ciudad una dura crítica contra la número dos del Fondo Monetario Internacional (FMI), Anne Krueger, y se alineó completamente detrás de la política dispuesta por el Gobierno para la negociación del frente externo.

"La inefable directora del FMI nos hizo una recomendación ayer (por anteayer). Dice que tenemos que prepararnos para evitar las turbulencias. Yo quiero decirle en guaraní: anivé ré jodé (déjese de jod...)", sostuvo. Y a continuación agregó: "No quiero traducirlo porque en España pueden entender que le hice una recomendación en materia sexual".

Estos conceptos fueron vertidos en la segunda cumbre de presidentes de congresos del Mercosur, a la que Duhalde asistió en compañía del vicepresidente de la Nación, Daniel Scioli.

Inclusive, rodeado por los periodistas, el ex presidente aprovechó para seguir despejando fantasmas del escenario político interno. Cuando LA NACION le preguntó cómo explicaba el cortocircuito que había mantenido en los últimos días con Kirchner, respondió enfático: "Por favor... sólo tuvimos opiniones distintas sobre asuntos históricos... No tiene ninguna importancia".

"Es decir, tenemos opiniones distintas, pero no son nuevas. Lo que pasa es que la prensa lo da como algo trascendente", completó.

"¿A su juicio el problema está saldado, entonces?", volvió a preguntar LA NACION. "Sí... es que no hay conflicto. Kirchner piensa como lo dijo hace mucho, y yo pienso de otra manera. Yo creo que no conduce a nada discutir sobre temas históricos. Hoy tenemos problemas muy serios por resolver. Tenemos que dedicarnos a resolver los problemas que están en la agenda de la gente", contestó.

Especulaciones

El encuentro realizado en Asunción había desatado una serie de especulaciones en torno de la relación entre el ex presidente y Kirchner, pues en el arco político se interpretaba que podía desarrollarse una reunión entre ambos dirigentes a espaldas del jefe del Estado.

Por el contrario, tanto Duhalde como Scioli procuraron durante todo el viaje enviar signos de distensión y minimizar por completo el trasfondo y la magnitud de los roces, tal como quedó evidenciado en el discurso pronunciado en Paraguay.

Al término de su alocución, el propio Duhalde reconoció que sus expresiones de confrontación con los organismos internacionales eran un pensamiento compartido con Kirchner.

"Siempre estuvimos de acuerdo sobre este punto. Coincidimos desde que yo asumí. Tuve siempre peleas con el FMI porque entendíamos que sus políticas iban contra los intereses de la Argentina", afirmó.

Además, reconoció que, como anticipó LA NACION, no descartaba reunirse en estos días con Kirchner antes de emprender, la semana próxima, una gira por Venezuela y Colombia.

"Seguramente nos reuniremos. No tengo nada previsto, pero seguro que nos veremos por temas del Mercosur", aseveró.

Posible encuentro

En el discurso, Duhalde había hecho un claro recorrido argumentativo que evocaba la retórica empleada por Kirchner para defender la posición nacional en la negociación con los organismos de crédito.

"¿Qué recomendaciones hace Krueger? ¿Las mismas que le hizo al presidente de Bolivia que se fue, que le decía que tenía que ajustar? Como nos está yendo bien, aparecen las aves de rapiña y nos dicen que tenemos que pagar más, sin ver que si lo hacemos a futuro no podríamos pagar más. Hay que tener un poco de cordura", sostuvo el ex presidente.

"Ellos son parte fundamental de lo que nos ha pasado", completó.

Tras esas palabras, el auditorio que lo escuchaba le dedicó un sostenido aplauso. Ocurre que, además del guiño en guaraní, sus palabras habían retomado la tónica de los enunciados de los demás mandatarios que estaban presentes.

Antes de que él subiera al estrado, el presidente del Paraguay, Nicanor Duarte Frutos, había manifestado sus propios cuestionamientos al Fondo y había hecho un llamado al Mercosur para constituirse como un bloque verdaderamente integrado para obtener así un mayor poder de negociación ante los organismos internacionales.

"Nos entregaron una receta para el desarrollo que, desafortunadamente, no ha podido materializarse, en parte por la falta de solidaridad de los organismos internacionales y de los países más adelantados", dijo.

Duhalde aprovechó el camino allanado por sus pares y se despachó con un cuestionamiento que, a todas luces, tenía principalmente destinatarios internos.

"Es inconcebible que cuando un país empieza a recuperarse, inmediatamente caigan como aves de rapiña, sin darse cuenta de que ese dinero debe ser volcado para tener mayor producción y para atender los problemas sociales, que son muy graves", dijo, consultado luego del discurso.

Críticas solapadas

De todos modos, en las declaraciones de Duhalde a los periodistas parecían surgir ciertos cuestionamientos contra el Gobierno: aunque no se refirió específicamente al tema, deslizó una solapada crítica a la reprimenda que Kirchner le propinó a Scioli cuando éste había dicho, a mediados del año último, que debía haber un aumento de tarifas.

"Estaba en Brasil cuando el vicepresidente brasileño hizo una crítica dura a la economía del país. Yo creí que se venía el mundo abajo, pero a nadie le interesaba, porque están acostumbrados a ese debate democrático en el que el vicepresidente inclusive puede pensar distinto", consideró. "Pero nuestro país no está acostumbrado a que se tengan opiniones diferentes sobre algún tema", agregó.

De todos modos, se esforzó por mostrar los puntos de acuerdo que tiene con el Presidente. Duhalde dijo que no puede haber un enfrentamiento con fines políticos entre él y el jefe del Estado porque él se encuentra fuera de cualquier postulación política.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.