Sorpresiva designación de Bielsa en la Cancillería

Se esperaba en Justicia, pero Kirchner cambió de planes
(0)
21 de mayo de 2003  

Como en 1999, durante la gestión de Fernando de la Rúa, una gambeta lo dejó fuera del Ministerio que más deseaba -o por lo menos para el que todos lo señalaban como número puesto-: Justicia. Rafael Bielsa, el hermano del director técnico del seleccionado nacional de fútbol, será el canciller de Néstor Kirchner.

Quienes más lo conocen aseguran que el ex síndico general de la Nación hace honor al apodo que comparte con Marcelo y María Eugenia, sus hermanos: el Loco.

Famoso por su carácter fuerte y decidido, el hombre que nació en Rosario el 15 de febrero de 1953 no dudó en dar a publicidad informes reservados de la Sindicatura General de la Nación, referidos al desvío de fondos de la SIDE, en medio de las denuncias por el supuesto pago de sobornos que el Gobierno habría hecho a algunos senadores a cambio de la sanción de la ley de reforma laboral.

Diez meses después de que De la Rúa lo nombró en su cargo, Bielsa asestó un golpe al corazón delarruista: el titular de la SIDE, Fernando de Santibañes, no sólo era amigo íntimo del Presidente, sino uno de los pilares ideológicos de la gestión aliancista.

Su designación al frente del Palacio San Martín sorprendió a propios y ajenos. Bielsa no integró los equipos técnicos de política exterior de Kirchner ni tiene -según las fuentes consultadas- fluidos contactos con el mundo diplomático.

"Su destino era Justicia o la Corte Suprema. Quizás el hecho de que no esté contaminado con este mundillo le dé libertad para hacer lo que es imperioso: meter el cuchillo a fondo y cortar los contubernios que se vienen sucediendo acá en las últimas décadas", se esperanzó un viejo integrante del Palacio San Martín.

Cerca de Bielsa intentan desvirtuar los argumentos de quienes dicen que "nada sabe del área". "Tiene un fuerte perfil político, importantes atributos técnicos y experiencia internacional como funcionario de las Naciones Unidas. Es un especialista en política internacional desde el Derecho", dijo uno de sus colaboradores.

¿Cómo llegó Bielsa a la Cancillería? Las teorías predominantes son dos.

La primera se refiere a un fuerte gesto político de Kirchner. Sus históricas diferencias políticas e ideológicas con Carlos Ruckauf lo habrían decidido a nombrar a alguien que en esos dos aspectos es la "contracara" del actual ministro de Relaciones Exteriores.

Pelea porteña

La segunda teoría trata de una lectura de vuelo mucho más corto. "No tuvo en cuenta la política internacional ni la necesidad de reposicionamiento mundial de la Argentina. Con el nombramiento de Bielsa, el presidente electo buscó primordialmente allanar el camino electoral de su futuro aliado en la Capital, Aníbal Ibarra: sacó de la carrera por la jefatura porteña a Beliz (ministro de Justicia) y a Bielsa", razonaron un funcionario de la Cancillería y un allegado a Kirchner.

El futuro canciller heredó de su abuelo y de su padre el amor por las leyes y la escritura. No le gusta pedir libros prestados porque acostumbra a llenar las páginas con notas y citas.

Se define como especialista en sistemas judiciales. Defendió a su "amigo" Rodolfo Galimberti, ex montonero -movimiento al que también adhirió-. No sólo toca la guitarra, sino que ha compuesto varias canciones. Esos hobbies y los fines de semana con su mujer y sus dos hijos son la válvula de escape para quien había lanzado su candidatura a jefe de gobierno porteño desde un movimiento con ex peronistas.

"Cuanto más me teman, me respeten o me odien en la administración pública, mejor estaremos trabajando", dijo apenas asumió en la Sigen. Con el mismo ánimo, el abogado rosarino llega ahora a la Cancillería.

Un desconocido en EE.UU.

WASHINGTON (De nuestro corresponsal).- "¿Quién es Bielsa?", fue la pregunta que más se escuchó ayer en los influyentes centros de pensamiento de esta ciudad y en la propia administración de EE.UU. sobre el futuro canciller Rafael Bielsa, una de las mayores sorpresas del gabinete que acompañará a Néstor Kirchner a partir del domingo próximo.

"Que no sea conocido no significa que no sea bueno. Simplemente no se lo conoce hasta ahora", comentó a LA NACION un funcionario diplomático que pidió no ser identificado.

Salvo en los casos puntuales de los expertos en América latina o estudiosos de un país determinado, el único personaje que se conoce aquí es el presidente, dijo Mark Falcoff, experto en América latina del influyente centro de pensamiento American Enterprise Institute.

La administración de George W. Bush espera ver los primeros pasos del gobierno de Kirchner para tener una idea más acabada sobre el rumbo que tomará en materia de política exterior. La percepción hasta ahora es que se privilegiarán las relaciones con Brasil sobre las vinculaciones con Washington.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.