Margarita Stolbizer: "Si Cristina vuelve a ser candidata es por culpa del Gobierno"

La líder de GEN se muestra dispuesta a conformar una alianza con sectores peronistas no kirchneristas y acusa a la Casa Rosada de no ir a fondo contra la expresidenta
La líder de GEN se muestra dispuesta a conformar una alianza con sectores peronistas no kirchneristas y acusa a la Casa Rosada de no ir a fondo contra la expresidenta Fuente: Archivo
Laura Serra
(0)
14 de enero de 2019  

Margarita Stolbizer no será candidata este año, pero pretende incidir en las elecciones nacionales para que la voz de la centroizquierda progresista esté presente en alguno de los espacios electorales que disputarán la sucesión de Mauricio Macri. No descarta que ese lugar sea dentro de Alternativa Federal, la fuerza que reúne al peronismo no kirchnerista, y descarta de plano un acercamiento a Cambiemos, al que le reprocha haber empeorado la herencia que recibió de Cristina Kirchner.

"Es culpa de Macri que Cristina Kirchner pueda ser nuevamente candidata; es responsabilidad del Gobierno que esta señora, responsable de los delitos más graves contra la administración pública, pueda volver otra vez al poder. Ellos no han sido responsables prácticamente de ninguna denuncia [ante la Justicia] y les conviene a mantenerla en el espacio de la confrontación política invisibilizando al resto de la oposición", enfatizó la líder de GEN, en diálogo con LA NACION.

"Si Cristina puede volver a ser candidata es porque, además, Macri hizo todo mal y no resolvió los problemas, al contrario, los agravó. A esta altura, Macri no puede explicar su propia herencia", completó.

-La coyuntura electoral marca una polarización entre Cambiemos y Cristina Kirchner. ¿Hay espacio para una voz de centroizquierda, cuando ni siquiera el peronismo puede romper con esa polarización?

-Sin duda, creo que es posible y necesario. Primero, porque el Gobierno se plantó en un espacio de centroderecha, apoyado por sectores conservadores. Y desde ese lugar busca la confrontación permanente, la descalificación del otro, lo cual es un buen negocio electoral para ellos, pero es muy malo para el país.

-¿Por qué?

-Porque obliga a la gente a elegir entre el mal gobierno anterior y el mal gobierno que tenemos ahora: los dos grandes problemas que heredó, el déficit y la inflación, no los resolvió, sino que los agravó. Hoy tenemos más pobres, más inflación y un endeudamiento brutal. Por eso creo necesario plantear una agenda política distinta desde la centroizquierda o la socialdemocracia, en la que el foco principal no sean las candidaturas, sino la desigualdad y la excesiva concentración de riqueza, que son los problemas centrales de la Argentina. Creemos, al revés de la mayoría de los economistas, que primero hay que distribuir para crecer. Por eso hacemos hincapié en el consumo.

-¿Este discurso no se parece demasiado al que ahora propone el kirchnerismo?

-Con el kirchnerismo hay que diferenciar relato de realidad. Yo miro el kirchnerismo a la luz de los 12 años de gobierno, de las 12 millones de personas pobres que dejó. Tuvo todo el poder con mayoría absoluta en las dos cámaras, crecimiento a tasas extraordinarias, superávit, pero nunca hicieron una reforma impositiva para que paguen más los que más tienen. Al contrario. Lo que puedan decir hoy forma parte del relato; lo cierto es que aquel crecimiento que experimentó la Argentina durante su gobierno solo sirvió para llenar sus propios bolsillos.

-¿En estas elecciones presidenciales va a reeditar su alianza con Sergio Massa?

-Lo definirá el congreso nacional del partido cuando llegue el momento. Somos claramente un espacio político plantado en la socialdemocracia y creemos que un acuerdo político debe tener una base programática. Ahora bien, si Massa termina participando de una interna del PJ para resolver los problemas de poder dentro del peronismo y relega el armado de un proyecto de país para la Argentina, bueno, ahí no tenemos nada que ver.

-Pero desde Alternativa Federal, tanto Juan Manuel Urtubey como Massa quieren que ustedes, con Miguel Lifschitz, formen parte de un espacio amplio...

-No lo descartamos de ninguna manera, en la medida en que Alternativa Federal venga sosteniendo una posición que sea no fomentar la polarización. No vamos a formar parte de ningún frente "anti". Si Alternativa Federal sigue trabajando con el discurso que hoy tiene y podemos llevar adelante un programa de gobierno en el que podamos plasmar nuestros principios, no descartamos formar parte de ese lugar.

-¿Y si deciden una interna con Cristina?

-Obviamente, allí no estaremos. Pero tampoco en una interna donde dirimen poder partidario.

-¿Qué opina de la posibilidad de desdoblar las elecciones bonaerenses de las nacionales?

-Es un mero entretenimiento. No creo que haya voluntad política del oficialismo. Básicamente porque [la gobernadora María Eugenia] Vidal es la carta fuerte de Macri en la elección de octubre y no creo que Macri pueda prescindir del arrastre que ella le pueda ofrecer.

-¿Por qué rechazó la idea de Martín Lousteau de integrar Cambiemos?

-Lousteau es uno de los mejores políticos de la Argentina, tengo buen diálogo con él. Pero creo que está absolutamente equivocado: jamás podríamos formar parte de un gobierno con el que tenemos profundas diferencias. Martín se presenta como una persona de centroizquierda y eso va a contramano de este gobierno. No me explico qué hace dentro de Cambiemos.

La política institucional, un déficit del oficialismo

Además de cuestionar la gestión económica del Gobierno, Stolbizer es crítica de su política institucional, al advertir que el presidente Macri hizo esfuerzos "insuficientes" en estos tres años de gestión en materia de transparencia.

"El Gobierno no evidenció una verdadera voluntad de cambio. Por ejemplo, no cambiaron la ley de ética pública; en 2013 el kirchnerismo modificó la ley, fue un enorme retroceso sobre todo en materia de declaraciones juradas, pero este gobierno prometió una nueva norma y todavía la estamos esperando. Tampoco solucionó el problema de los conflictos de interés que, si bien no constituyen un delito en sí mismo, son la puerta de entrada de los delitos de corrupción. Y el Gobierno tiene en su gabinete múltiples conflictos de interés que nunca resolvieron correctamente".

-¿A cuál se refiere?

-Al caso del Correo Argentino, por ejemplo. El Gobierno, con la firma de la vicepresidenta Gabriela Michetti firmó un decreto por el cual se cerró la investigación administrativa. ¿Cómo lo puede resolver si forma parte del Gobierno? También están las concesiones viales, con las compensaciones millonarias que se hicieron. E insisto: la Oficina Anticorrupción debe ser independiente: no puede ser que la jefa de la OA -no tengo ningún problema personal con Laura Alonso- tenga dependencia política del gobierno al que debe controlar.

-¿No cree que hubo avances en estos tres años? ¿Al menos un cambio de clima?

-Sí, efectivamente, hay un cambio de clima, hay avances. Pero son insuficientes. Supe incomodar a Cristina Kirchner con denuncias ante la Justicia; hice lo imposible para que no llegara al Senado. Ellos no han sido responsables prácticamente de ninguna denuncia y quieren que continúe en un espacio de confrontación por pura especulación electoral.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.