Opinión. Su última encrucijada, en Santa Fe