La esposa de uno de los tripulantes: “Son unos desgraciados, nos mintieron”