El palacio. Taiana pretende un perfil más comercial