También recrudece la batalla mediática