Tensión en Santa Cruz por el acuartelamiento de la policía

La medida de fuerza es en reclamo de mejoras salariales; el gobierno provincial pidió a la Nación el envío de gendarmes y prefectos; Caleta Olivia es el epicentro de la medida, que también afecta a Río Gallegos
Mariela Arias
(0)
31 de octubre de 2014  

RÍO GALLEGOS.- La provincia de Santa Cruz quedó ayer envuelta por un clima de tensión a partir de la decisión de la policía de Santa Cruz de acuartelarse en reclamo de mejoras salariales.

El gobierno provincial que preside Daniel Peralta solicitó inmediatamente al Consejo Federal de Seguridad el envío de fuerzas nacionales para controlar posibles disturbios o saqueos, y por temor a que la medida crezca y desencadene protestas en otras provincias, como ocurrió en diciembre pasado. A partir de este pedido, anoche se esperaba la llegada de 200 gendarmes a la ciudad de Caleta Olivia, epicentro de la protesta.

Si bien los reclamos también se dieron en algunas dependencias de Río Gallegos, la capital de Santa Cruz, en la localidad del norte santacruceño es donde se vivió el clima de mayor tensión social.

Pese a ello, el gobierno provincial preparaba anoche una denuncia por presunto delito de sedición, previsto en el Código Penal, contra más de 350 policías de la provincia.

"La denuncia se presentará mañana a primera hora (por hoy), estamos elaborando toda la documentación que nos solicitó la fiscalía de Estado", aseguró a LA NACION el ministro de Gobierno, a cargo de las fuerzas de seguridad, Gustavo Martínez, quien se reunió con los policías en protesta horas antes de que ellos iniciaran la medida de fuerza en Caleta Olivia.

De acuerdo con el artículo 252 del Código Penal, podría recibir multas de $ 750 a $ 12.500 e inhabilitación especial de un mes a un año el funcionario que abandone el servicio sin renunciar, en tanto que para los militares prevé prisión según el caso.

Mientras se esperaba el arribo de 200 efectivos de la Gendarmería Nacional, comerciantes de la localidad adelantaban el cierre de sus comercios por temor a robos y asaltos. "Por ahora sólo los pedimos para Caleta Olivia, ciudad donde de cinco comisarías cuatro están afectadas a la medida", aseguró Martínez.

En forma paralela, la Secretaría de Gobierno, Cultura, Deportes y Turismo de Caleta Olivia emitió un comunicado en el que "recomienda a los señores comerciantes y comunidad en general extremar las medidas de seguridad, a fin de evitar cualquier tipo de acción que pueda poner en riesgo la integridad física y los bienes de los vecinos de la ciudad".

El acuartelamiento se inició después de que a un grupo de policías de la zona norte les fuera negado un reclamo salarial que implica un aumento del 25% del valor punto, la unidad del cálculo salarial que tiene la policía.

Desde Caleta Olivia, el ministro de Gobierno aseguró que el pedido implica un aumento de 35 millones de pesos al presupuesto provincial. "Vinimos y ratificamos lo que se viene diciendo hasta ahora, la provincia tiene una cuestión política y financiera que es clara. No va a haber modificaciones ni incrementos en este 2014", afirmó.

Desde el gobierno aseguran que el único ámbito de discusión salarial es el Consejo del Salario, organismo creado después del acuartelamiento de 2012, en el cual están representados el gobierno, la jefatura de policía y los sectores activo y pasivo, con delegados en todas las localidades de la provincia.

Un comunicado del Consejo del Salario y la Comisión Directiva de la Asociación Civil Policial aseguró ayer que no avalaban las medidas de acción directa. "Ha costado muchísimo esfuerzo constituir un espacio de debate que permita el diálogo horizontal dentro de la policía de la provincia", señaló. Y también recordaron que el órgano no sólo dirime cuestiones salariales, sino también los derechos laborales del sector.

Por su parte, desde la Asociación de Trabajadores Policiales de Santa Cruz, surgida después del acuartelamiento de 2012, aseguraron a LA NACION que no acompañan la medida de fuerza: "Valoramos el canal de diálogo que nos dio el gobierno. Si bien no hubo aumento, hay un compromiso que se nos dará cuando ingresen nuevos fondos", afirmó el policía Horacio Contreras, presidente de la entidad.

Trascendió que quienes encabezan la protesta fueron integrantes de la lista que hace un mes perdió las elecciones al frente de la asociación civil y no se encuentran comprendidos por esta inédita asociación, que si bien no tiene características gremiales son voceros de la fuerza y tienen diálogo fluido con el gobierno de Peralta. Según fuentes oficiales, un agente ingresante a la policía santacruceña cobra 12.670 pesos sin cargas familiares ni antigüedad.

En diciembre pasado, el fuerte acuartelamiento de la policía cordobesa y los posteriores saqueos y disturbios en comercios y supermercados desataron protestas que se extendieron por todo el país. En ese momento Santa Cruz fue una de las pocas provincias donde la policía, por entonces en buenos términos con el gobierno de Daniel Peralta, no replicó la medida de fuerza.

Buscan evitar el paro petrolero

COMODORO RIVADAVIA.- La amenaza de un paro petrolero con afectación a la producción en las cuencas de Chubut, Santa Cruz, Neuquén, Mendoza y La Pampa el próximo 6 de noviembre en reclamo por el impuesto a las ganancias abrió una vía de negociación con el gobierno nacional. El Bloque de Sindicatos Petroleros de la Patagonia anunció, tras reunirse con Jorge Capitanich, una reunión el próximo lunes con el Ministerio de Trabajo de la Nación.

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.