Tenso paso de Ruckauf por la Casa Rosada

El peronista condicionó el apoyo de su partido al envío de bonos, por parte del Gobierno, para cancelar deudas de las provincias
Mariano Obarrio
(0)
8 de diciembre de 2001  

La pelea entre el Gobierno y el gobernador Carlos Ruckauf sube en temperatura. La reunión entre el mandatario bonaerense y el jefe de Gabinete, Chrystian Colombo, en el primer piso de la Casa Rosada, fue inusualmente tensa. "Ustedes están cada día peor y quieren dejar tierra arrasada, por eso no nos mandan la plata", le recriminó el gobernador justicialista a Colombo.

El encuentro, que duró escasos minutos, había sido convenido como parte de una concertación política entre el Gobierno y la oposición. Colombo estima que ese acuerdo es crucial para destrabar las negociaciones con el FMI y evitar la cesación de pagos argentina.

"Estamos dispuestos a colaborar siempre que ustedes cumplan con sus compromisos pactados en el acuerdo fiscal. De lo contrario, no podemos ayudarlos en el diálogo", le notificó Ruckauf al alto funcionario del presidente Fernando de la Rúa.

Se refería al reciente acuerdo por el cual la Nación se comprometió a enviar Letras de Cancelación de Obligaciones Negociables (Lecop) a las provincias para poder cumplir con el pago de sueldos, jubilaciones y proveedores. Esos Lecop son parte de la coparticipación federal que el Gobierno debió recortar para cumplir con la ley de déficit cero.

Pese a que no fueron tan duros como Ruckauf, los gobernadores de Córdoba, José Manuel de la Sota, y de Santa Fe, Carlos Reutemann, plantearon similares condiciones anteayer a Colombo, durante la ronda de diálogo por la concertación. "Ellos apoyan a Ruckauf. Todos sospechamos que el Gobierno lo hace a propósito, para que los gobernadores del PJ se caigan antes que el Gobierno", dijo un allegado directo de Ruckauf.

El jefe de Gabinete le intentó prometer ayuda urgente. "Entre hoy (por ayer) y el lunes les enviaremos los Lecop", le dijo Colombo, que también pidió mesura en las expresiones del justicialismo sobre una eventual renuncia de De la Rúa por la gravedad de la crisis económica.

"Ustedes piden apoyo parlamentario al PJ y no lo tendrán sin los gobernadores. Primero manden los Lecop, que es plata nuestra, ¿o quieren que nos caigamos antes que ustedes? Después hablamosÉ", replicó Ruckauf. "Y no nos operen por la prensa con que queremos la renuncia de De la Rúa. No conspiramos para que se vayan", le completó el mandatario.

Según fuentes del gobierno bonaerense, la Nación les debe Lecop hace tres semanas. "No podremos pagar la semana próxima más sueldos ni jubilaciones", informó esa fuente. El ministro de Economía bonaerense, Jorge Sarghini, le planteó ese panorama a Colombo.

Luego, Ruckauf repitió esos argumentos en el Salón de los Bustos de Balcarce 50 ante los periodistas.

Comparación

Y por la tarde comparó a De la Rúa con el ex presidente de facto Leopoldo Fortunato Galtieri. "Miente diciendo que estamos ganando, cuando estamos perdiendo", dijo Ruckauf, en alusión a la época de la Guerra de Malvinas, en la que el gobierno militar informaba que se estaba ganando el conflicto bélico hasta poco antes de la rendición.

Dijo esto en la sede de la Universidad del Salvador, al clausurar un seminario en esa casa de altos estudios.

"Le falta mucho para ser el principito", replicó el vocero del Gobierno, Juan Pablo Baylac, al aludir al príncipe Andrés, de Gran Bretaña, al que Galtieri desafió con el pretendido reto irónico: "¡Que venga el principito!". Más circunspecto, Baylac dijo a LA NACION que Ruckauf "es un irresponsable".

El Gobierno cuenta con informes de inteligencia que indicarían que Ruckauf propicia una desestabilización del gobierno de De la Rúa. "No voy a contestar sobre una inteligencia inexistente", señaló el mandatario bonaerense, tras reunirse con Colombo. Altas fuentes oficiales y del radicalismo sospechan que sectores del PJ resolvieron desplazar a De la Rúa si la propia dinámica de la crisis lo permite. No quieren quedar vinculados a una hipotética caída de graves consecuencias.

"Primero la Nación tiene que cumplir con las obligaciones que tiene la provincia y luego vamos a discutir sobre los demás temas", reiteró Ruckauf, al salir de la Casa Rosada, justo en el momento en que ingresaba De la Rúa en el Salón de los Bustos. La muestra más clara de la tensión es que no se dirigieron la mirada ni el saludo el uno al otro.

"Colombo ha sido sumamente comprensivo y me ha dicho que va a solucionar los problemas de incumplimientos de obligaciones de la Nación con las provincias", dijo Ruckauf. No decía toda la verdad. Sus allegados aseguran que el gobernador no cree más en las promesas del Gobierno.

"Se puede salir con mucha velocidad si hay decisión y camino claro, pero no vemos un rumbo definido", añadió Ruckauf, en pie de guerra. También atacó al ministro de Economía, Domingo Cavallo: "Están firmando con el FMI todo lo que el Fondo quiere, según dijo Cavallo ayer; nunca vi una actitud menos digna de un funcionario argentino", embistió.

Cuando se retiraba del despacho de Colombo, Baylac le había sugerido: "Pórtese bien, Ruckauf". El gobernador replicó: "Pórtese bien usted".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.