Terminó la toma la sede nacional del PJ

Una falsa amenaza de bomba provocó que desalojaran el edificio; estaba tomado por seguidores de Rodríguez Saá que denunciaron irregularidades en la elección de Kirchner
(0)
7 de julio de 2008  • 14:23

La toma de la sede del Consejo Nacional del Partido Justicialista concluyó esta tarde con una amenaza de bomba, que luego los bomberos comprobaron se trató de falsa alarma.

Un grupo de alrededor de 30 personas, seguidores de los hermanos Alberto y Adolfo Rodríguez Saá que denunciaban irregularidades en las elecciones que en abril pasado consagraron a Néstor Kirchner como presidente del partido, protestó desde poco antes del mediodía en la sede nacional del Partido Justicialista, situada en la calle Matheu 130, en pleno centro porteño.

Los ocupantes, que responden a los dirigentes Héctor Maya y Daniel Basile, del peronismo disidente, se acercaron a la sede central a la espera de la llegada de Néstor Kirchner, para reclamarle "elecciones internas".

Entre los manifestantes se encontraban el ex senador Héctor Maya y la ex mujer de Felipe Solá, Teresa González. Ambos formaban parte de la lista que intentó dar batalla en los comicios internos del partido. Con una bandera que exigía "elecciones ya", los justicialistas disidentes se apostaron dentro del edificio.

Finalmente, un oportuno llamado recibido cerca de las 13 advirtiendo sobre la existencia de un artefacto explosivo hizo desalojar el inmueble, donde una docena de policías se mantenía esta tarde custodiando la sede y cortando la calle Matheu, entre Hipólito Yrigoyen y Alsina.

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.