The Economist dice que la integración se limita