Timerman procura frenar a La Cámpora en la Cancillería

Tettamanti reemplazaría al vicecanciller Zuain en un gesto al histórico sector diplomático
Martín Dinatale
(0)
23 de abril de 2014  

Algunos lo ven como un freno que está tratando de imponer Héctor Timerman ante el avance de La Cámpora en la Cancillería. Otros creen que sólo se trata de mover piezas para reordenar el mapa de lealtades internas. Lo cierto es que en los últimos días circuló con insistencia en el Palacio San Martín la idea de enviar al vicecanciller Eduardo Zuain a la embajada en Paraguay y poner en su lugar a Diego Tettamanti, el actual subsecretario de política latinoamericana.

En el caso de concretarse esta jugada, Timerman buscará mostrar a los jóvenes camporistas que no está dispuesto a dejar que avancen en el área política de la Cancillería , como ya lo hicieron en las secretarías económicas bajo el mando de referentes alineados al ministro de Economía, Axel Kicillof.

Según confiaron a LA NACION fuentes calificadas de la Cancillería, se evalúa la posibilidad de designar al vicecanciller Zuain en la embajada argentina en Paraguay, que quedó vacante desde que se desató el conflicto con Asunción cuando fue destituido el ex presidente Fernando Lugo. Paraguay ya designó al ex presidente Nicanor Duarte Frutos en la sede diplomática de Buenos Aires y, si bien la Argentina no puede equiparar el cargo con un ex presidente, buscaría enviar a un funcionario de alto rango como Zuain.

Además, el eventual envío del vicecanciller a Paraguay sería una señal de premio al funcionario, que es de carrera diplomática y tiene muy buena relación con la ministra de Desarrollo Social, Alicia Kirchner.

Por otra parte, Timerman quiere poner como su segundo a un hombre de su confianza, como Tettamanti. No sólo es un funcionario de carrera, sino que también comulga ampliamente con el kirchnerismo, por lo que no podría ser objetado desde la Casa Rosada.

Señal a la diplomacia

"Las designaciones de Zuain y de Tettamanti serían muestras claras para congratularse dentro del Palacio San Martín con el área profesional diplomática, que estaba muy castigada, y hacia fuera de la Cancillería, para ponerle un freno al camporismo", explicó a LA NACION un destacado funcionario que dialoga diariamente con Timerman.

Paradójicamente, en los últimos años Timerman dejó que dirigentes de La Cámpora avanzaran en el área económica de la Cancillería porque ése era el mandato de Cristina Kirchner. Así, Kicillof impuso a hombres de confianza como Eduardo Costa, Cecilia Nahón, Carlos Bianco y Javier Doufourquet, que es actualmente director en ExportAr.

Sin embargo, ahora Timerman no estaría dispuesto a replegar el área política del Palacio San Martín para los camporistas, porque es el único espacio de poder que le queda.

En este sentido, el canciller acaba de dar algunas señales en relación con esta estrategia de poner reparos a La Cámpora. Frenó un intento de Kicillof de imponer como embajadora en Francia a la subsecretaria de Comercio Exterior, Paula Español. Finalmente, la funcionaria camporista no logró su cometido y Timerman nombró en París a la diplomática de carrera María del Carmen Squeff, ex secretaria de Política Exterior.

A su vez, en el lugar de Squeff desde La Cámpora también se intentó designar a Lucía Rosso, actual directora de Cooperación Internacional. Pero el ala de carrera diplomática ganó finalmente la pulseada, al poner en la secretaría de Política Exterior a Carolina Pérez Colman, una joven diplomática no alineada con el camporismo.

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.