Tironeos por la jefatura en el nuevo bloque de Cambiemos en el Senado

Senado
Senado Fuente: Archivo - Crédito: Hernán Zenteno
Contará en diciembre con 29 senadores, pero la neuquina Crexell podría apartarse; Cornejo se involucra para desplazar a Naidenoff del liderazgo de la UCR y se inclinaría por Lousteau
Gustavo Ybarra
(0)
18 de noviembre de 2019  

Pasado el mal trago de la derrota electoral, Juntos por el Cambio empieza a acomodarse para pasar a ser oposición. En el Senado, el objetivo de la alianza es consolidar un interbloque de 29 legisladores y bloquear así cualquier intento del PJ de tener los dos tercios del cuerpo.

El objetivo parece asegurado si se tiene en cuenta que a partir del 10 de diciembre el futuro conglomerado opositor tendrá 29 senadores. Sin embargo, en los últimos días la puja de poder interna de la UCR y la disputa judicial por una banca en Neuquén pusieron luces de alerta en el tablero legislativo del todavía oficialismo.

El caso más complejo por estas horas es el de la exsenadora del MPN Lucila Crexell, que consiguió su reelección en octubre como candidata de Juntos por el Cambio. Sin embargo, la legisladora recién pudo respirar tranquila la semana pasada, luego de que la Corte fallara a su favor en la disputa judicial que le entabló el radicalismo para arrebatarle el escaño.

Esto provocó un fuerte malestar en Crexell, que analiza armar un monobloque. "Movilizaron a todo el partido para quedarse con su banca. ¿Con qué ánimo se va a sentar Lucila ahora en el mismo interbloque con los radicales", confió a LA NACION un senador macrista de contacto fluido con la neuquina.

El conflicto arrancó dos semanas antes de la elección de octubre, cuando falleció el intendente de la capital provincial, el radical Horacio Quiroga, que encabezaba la lista de candidatos a senadores nacionales de Juntos por Neuquén. El segundo lugar lo ocupaba Crexell con el aval de la por entonces estrella ascendente del macrismo, el senador Miguel Pichetto.

Pero un fallo de la Justicia Federal neuquina, cuando todavía estaban velando a Quiroga, dispuso que la cabeza de la lista la ocupara el primer suplente, el empresario frutícola Pablo Cervi, a partir de una inusual interpretación del decreto reglamentario de la ley de paridad de género.

Crexell apeló en virtud de la ley electoral, que establece el corrimiento de las listas en caso de fallecimiento o renuncia de uno de los postulantes. Con ese argumento, y el de la paridad de género, la legisladora revirtió en la Cámara Nacional Electoral el fallo de primera instancia. El martes último, obtuvo el aval de la Corte Suprema.

Interna radical

Lo que más molestó a la neuquina fue la enjundia con la que la UCR luchó por la banca, ya que llegó a presentarse un grupo de legisladores, entre ellos varias mujeres, ante el máximo tribunal. Para Crexell, detrás de toda esta movida estuvo la mano del presidente del radicalismo, Alfredo Cornejo.

El nombre del gobernador de Mendoza y diputado electo también es parte de la sorda disputa por la presidencia del bloque radical del Senado, que quedará vacante el 10 de diciembre, cuando concluye el mandato de Ángel Rozas (Chaco). En alianza con Enrique Nosiglia, el vehemente mendocino pretende ese cargo para Martín Lousteau, que en diciembre asumirá como senador por la Capital Federal.

Sin embargo, el sitial es pretendido por el actual presidente del interbloque de Cambiemos, Luis Naidenoff (UCR-Formosa). El formoseño sostiene que el cargo le corresponde y que si no lo asumió hace dos años fue porque en ese momento Rozas renunció a conducir el interbloque, pero no a presidir el bloque UCR.

Pro, que preside Humberto Schiavoni (Misiones), mira la disputa desde afuera, ya que tiene menos senadores que los radicales.

La pulseada se saldará en los próximos días, cuando los nuevos miembros de Cambiemos se reúnan por primera vez. Naidenoff confía en que tendrá los votos para imponerse y reunir así las dos presidencias en su figura.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.