El escenario. Todo vuelve a parecerse a 2008