Todos los partidos criticaron duro al gobierno de Bonfatti, pero evitaron hablar de fraude