Tomada: los planes asistenciales deben pasar a Desarrollo Social

El próximo ministro de Trabajo analizará hoy la propuesta con Alicia Kirchner
(0)
22 de mayo de 2003  

El designado ministro de Trabajo, Carlos Tomada, dijo ayer a LA NACION que los planes Jefes y Jefas de Hogar deberían pasar a la órbita de Desarrollo Social, pero aceptaría administrar los que se transformen en puestos de empleo genuinos. Definirá hoy el tema con su par de Desarrollo Social, Alicia Kirchner. La generación de empleo genuino y la reforma de la seguridad social serán prioridades de su gestión, según adelantó.

-¿Usted quiere que los planes Jefes y Jefas de Hogar sigan dependiendo del Ministerio de Trabajo?

-El plan, como derecho universal, atiende más a la política social y por ello me parece que debería ser competencia del Ministerio de Desarrollo Social. Es cierto que en esta propuesta que analiza el nuevo gobierno estará la progresiva transferencia de planes sociales transformados en puestos de empleo. Desde ese momento, Trabajo manejará el tema porque tiene la capacidad técnica y la vinculación con la economía real que le permite focalizar mejor esos planes para convertirlos en empleo. Se profundizarán, por ejemplo, los convenios con empresas para que tomen gente y el Estado aporte el subsidio.

-¿De qué otra forma?

-Que sea parte del salario de los trabajadores en los planes de inversión de obra pública de alta rentabilidad social donde haya un fuerte aporte del Estado (y pague la mitad del sueldo o más) y se contrate mucha mano de obra. Por supuesto, ello no cuenta si se recibe un crédito del exterior para una obra pública e implica que se paguen los salarios normales.

-¿Si Trabajo no sigue controlando todos los planes el protagonismo lo tendrá Desarrollo Social?

-Nos vamos a ocupar de las políticas de empleo y no de las políticas sociales. Esto no está resuelto. Me reuniré mañana (por hoy) con Alicia Kirchner para analizar la cuestión, pero creo que estamos en sintonía...

-¿Es un peso para Trabajo tener que manejar estos planes?

-Es un peso porque los procedimientos que se usan como producto de la urgencia no funcionan bien y hay que modificarlos. Si el plan Jefes continúa en mi área habrá que darles más transparencia, fomentar más la intervención de los consejos consultivos. Si se decide que no siga en mi área y está en mi competencia colaborar para que tenga un funcionamiento más prolijo, también lo voy a hacer. No rehuiré la responsabilidad. Porque hay áreas de Trabajo como la Anses (la Administración Nacional de la Seguridad Social), uno de los instrumentos para la distribución de planes.

-Hoy se critica que no se cumple la contraprestación laboral del otorgamiento de los planes. ¿Es una de las cosas que usted cuestiona?

-Son una base de contención social. Hubo errores en su instrumentación, pero permite que 2.100.000 desocupados lleven algún dinero a su hogar. No es fácil poner en marcha un programa así y cumple un objetivo esencial.

-¿Qué piensa hacer para que haya empleo genuino?

-Desde Trabajo apoyaremos las políticas públicas y económicas. Hay mucho para hacer en materia de reconversión de empresas, mantenimiento de puestos de trabajo. Si se suma una tarea conjunta con el nuevo Ministerio de Planificación Federal para el apoyo a la obra pública y la reconversión de los Planes Jefes y Jefas de Hogar en desarrollo productivo local, el estímulo al empleo será fuerte.

Es imprescindible una interactuación permanente con los otros ministerios. Por ejemplo, si se renegocian las concesiones del transporte, Trabajo deberá intervenir con una política para el mantenimiento del empleo. Porque el Estado tiene que recuperar el papel que una vez tuvo. Eso no es ser intervencionista sino que tiene una estrategia de desarrollo en la cual también participa la actividad privada.

-¿Usted quiere una reforma de la seguridad social?

-El sistema jubilatorio recibe todo tipo de cuestionamientos. Los niveles de recaudación lo tornan insostenible y hay cada vez más gente que no sabe si podrá jubilarse. Habrá que replantearlo: tiene que ser de protección social y no como generación de mercado de capitales. Hay que cambiarlo. Tiene que ser más complementario y donde haya prestaciones básicas y proporcionales para todos. Y el Estado y las AFJP tendrán que sentarse y dar sus puntos de vista.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.