Tras el anuncio del Gobierno, gendarmes y prefectos permanecen concentrados