Tras la Fragata, bonistas italianos al ataque