Tras la polémica, Cristina Kirchner recibió la llave de Montevideo