Tras las críticas de Macri, la Biblioteca del Congreso redujo personal y se transforma en un centro cultural

En los últimos seis meses se fueron unos 300 empleados a través de un retiro voluntario; quieren convertirla en un centro cultural
En los últimos seis meses se fueron unos 300 empleados a través de un retiro voluntario; quieren convertirla en un centro cultural
Laura Serra
(0)
17 de junio de 2018  • 19:27

La Biblioteca del Congreso de la Nación busca reconvertir su estructura para quitarse de encima la mácula que le impuso el presidente Mauricio Macri , quien en forma recurrente la expone como ejemplo del mal gasto y el dispendio en la administración pública. Las críticas presidenciales surtieron su efecto: en seis meses redujo su dotación en casi 300 empleados y bajó en un 13 por ciento su presupuesto anual.

"Vamos a convertir a la Biblioteca en un centro cultural: eso es lo que efectivamente es. Porque no se limita a ser una sala de lectura; la Biblioteca imparte, también, distintas actividades como talleres, cine, cursos y muestras artísticas, todas libres y gratuitas", exaltó el senador Juan Carlos Marino (Cambiemos), quien desde hace tres meses ocupa la presidencia de la Comisión Bicameral que administra la biblioteca del Congreso.

Marino es consciente de haber heredado una estructura sobredimensionada, pero tampoco está dispuesto a sacrificar a la Biblioteca en el altar de un ajuste excesivo.

"Con seis sedes propias, es la biblioteca más grande de Sudamérica. Está abierta todo el año, las 24 horas –enfatizó, en diálogo con LA NACION-. Lo que sucede es que hay un prejuicio sobre ella porque no se la conoce. Por eso mi objetivo es darle visibilidad, hacer transparente el manejo de los recursos y profundizar su carácter federal. La sala pública cuenta con más de 3 millones de piezas bibliográficas; el ‘bibliomóvil’ recorre todo el país llevando 5000 libros hasta los lugares más recónditos y el espacio cultural ofrece exposiciones, ciclos de teatro, música, conferencias y seminarios. Muchísima gente la recorre diariamente".

Capas geológicas

Igualmente, el senador admitió la necesidad de "optimizar los recursos" que recibe la Biblioteca que, por años, ha sido botín político y clientelar de los legisladores. Así fue como acumuló "capas geológicas" de empleados públicos nombrados a dedo: de 1100 empleados en 2011 pasó a 1726 en 2018.

El Presidente cuestionó su administración
El Presidente cuestionó su administración Fuente: Archivo

El presupuesto creció en consonancia: para este año se le asignaron casi 2000 millones de pesos, un 60% más que en 2017.

El presidente Macri apuntó públicamente el año pasado contra Biblioteca para justificar el recorte de recursos en la administración pública.

"Hay repartidos por el Estado rincones y recovecos donde funcionarios de todos los gobiernos, en todos los niveles, lograron ubicar amigos, parientes, militantes de sus agrupaciones. Un ejemplo que descubrí hace muy poco es el de la Biblioteca del Congreso de la Nación, que tiene más empleados que las bibliotecas más grandes del mundo ", señaló el Presidente.

La conducción de Cambiemos en el Congreso no pudo ignorar las críticas presidenciales. Como primera medida se recortó el presupuesto en 200 millones de pesos.

Luego se depuró la planta de personal por medio de planes de retiros voluntario y jubilaciones; este año se aplicó, además, el control de asistencia de los empleados vía registro de huellas dactilares para detectar eventuales "ñoquis". Con este conjunto de medidas se redujo la planta de personal en 300 empleados, y se esperan que se vayan otros 100 antes de fin de año.

Aún así, con 1400 empleados y 1800 millones de presupuesto, la Biblioteca del Congreso sigue siendo costosa.

Por caso, la Biblioteca Nacional de España, una de las más importantes de Hispanoamérica, cuenta con 882 empleados y un presupuesto de 31 millones de euros, es decir, poco más de mil millones de pesos.

Esta reestructuración de la Biblioteca del Congreso se realiza con la anuencia del gremio del sector, la Asociación del Personal Legislativo (APL).

"Acompañamos este proceso pero es difícil en esta coyuntura. Nos duele que a la Biblioteca se le eche la culpa del mal gasto en la administración pública, si en distintos lugares, como la Legislatura porteña, la Justicia de la Ciudad, por nombrar sólo algunos casos, también hay gastos excesivos y nadie hace nada", reprochó el presidente del gremio, Norberto Di Próspero, en diálogo con LA NACION.

Radiografía de un espacio emblemático

  • Empleados: La biblioteca más grande de Sudamérica, que cuenta con 6 sedes propias y que está abierta todo el año, las 24 horas, vivió una escalada de nombramientos de empleados: de 1100 en 2011 pasó a 1726 en 2018
  • Presupuesto: El aumento desproporcionado de empleados tuvo su correlato en el presupuesto del organismo. Así es que para este año se le asignaron casi 2000 millones de pesos, un 60% más que en 2017
  • Nuevas medidas: Tras las críticas del Presidente, la conducción de Cambiemos en el Congreso recortó el presupuesto en 200 millones de pesos y redujo la planta de personal (300) a través de retiros voluntario y jubilaciones

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.