Tras las diferencias en la convención, el radicalismo intenta mostrarse unido